viernes, 20 de noviembre de 2009

TERRORISMO ISLÁMICO, CAUSAS Y FUNDAMENTOS



La subdivisión del mundo islámico empieza justo despues de la muerte del Profeta, motivada por la rivalidad que produjo el enfrentamiento por la sucesión entre los partidarios de Alí, sobrino y yerno de Mahoma, que a su vez era padre de los nietos del profeta y designado por este como su sucesor, y  los seguidores de los restantes califas que postergaron a Ali y se declararon contrarios a su nombramiento como sucesor de Mahoma.
Finalmente acordaron derimir el conflicto a traves de  las armas y se produjo una guerra que perdió Alí al ser derrotado por el gobernador de Siria, Mo'áwiya.
Así se produjo la primera división de los musulmanes entre sunnitas o seguidores de la tradición y chiitas o partidarios de Alí, de los que se excindión el grupo de los jaridchíes, pues consideraban que el sucesor del profeta no debia ser de descendencia de sangre sino aquel que estuviera mas preparado aunque fuese un esclavo negro.
Durante los primeros años del islam, los jaridchies tuvieron infinidas de adeptos, sobre todo en el norte de Africa, pero con el tiempo entraron en decadencia, hasta tener un poco mas de un millón de fieles que es lo que tienen en la actualidad.
Pero por el momento, esta breve elocución solo tiene el objetivo de apuntar el hecho de que las tres primeras corrientes islámicas fueron: Sunnitas, chiitas y jaridchíes.

Como dije anteriormente, la primera fragmenteción del Islam se produjo tras la muerte de Mahoma en las dos ramas mas importantes de esta religión, sunní y chií y de esta última sale una tercera, la jarichí.
La rama sunní es la mas importante del Islam, representa la ortodoxia musulmana y la mas numerosa, que a su vez está dividida en cuatro escuelas o corrientes denominadas madhabs.

Una madhab es una forma tradicional de interpretar la ley islámica. Las escuelas fueron iniciadas por eminentes estudiosos musulmanes en los cuatro primeros siglos del islam. La mayoría de los suníes creen que no existe nadie con vida con la grandeza espiritual e intelectual de los fundadores de los cuatro madhabs y, por tanto, que los estudiosos contemporáneos pueden hacer comentarios sobre las tradiciones, pero ellos no pueden empezar una nueva escuela, esta creencia se conoce como "el cierre de la verja de ijtiahd", que no es otra cosa que la aportación mediante el análisis reflexivo de los textos sagrados, por parte de los creyentes de sabiduria contrastada. Algunos suníes consideran que se debe elegir un madhab y seguirlo, otros consideran que se pueden mezclar las distintas enseñanzas.
Los madhabs principales de la rama suní son cuatro:

Hanafí._Basada en el trabajo de Abu Hanifa  de procedencia iraní. Es una de las ramas más tolerante y flexible. Admite la analogía como fuente del Derecho.
Malikí._Fundada por Malik inb Anas inb Shafi, un jurista de la ciudad de Medina. También llamada "Escuela de Medina". Escuela bastante rigorista, que no obstante, acepta los hadices (hechos ocurridos en tiempos del Profeta e interpretados por el mismo).
Shafí'í._Fundada por Shafí, (un alumno de Malik). Otra de las escuelas más abierta y menos rígida del islam suní. Fundó la jurisprudencia religiosa y admite el razonamiento analógico (qiyyas) y el consenso (ijma) como fuentes del derecho.
Hanbalí._Fundada por Ahmad bin Hanbal, (un alumno de Shafi'i). Se considera la escuela más rigurosa del islam suní. Para ellos, el Corán y la Sunna son Ley. Esta escuela jurídica no los considera únicamente una fuente del derecho. Abogan por una interpretación y una aplicación literalista del islam. En Arabia Saudí es escuela jurídica oficial. No acepta, por tanto, la analogía, ni el análisis o interpretación lógica.


La escuela Hanafí.


Se trata de la escuela o madhab mas abierta y tolerante de la rama suní, así como la mas numerosa en seguidores del Islam, ya que en la actualidad sus seguidores (Los hanafies), suponen aproximadamente el 45% de los musulmanes del mundo y debe su expansión a que en su día fue adoptada como escuela oficial por los imperios otomano y mogol, así que hoy día es mayoritaria en las zonas que fueron dominadas por dichos imperios. Podemos comprobar que el hanafismo es mayoritario entre las poblaciones musulmanas rusas, chinas, turcas, caucasianas, centro asiáticas, Bajo Egipto, sirias, palestinas, libanesas, iraquies, pakistanies, indias, y de Bangladesh, así como las europeas de los Balcanes, bosnias, albaneses y kosovares.

A pesar de ser considerada la mas liberal de escuelas coránicas, esta permanentemente abierta al pensamiento y la razón humana, en algunos aspectos es muy rigurosa, sobre todo en lo que se refiere a temas cotidianos de comportamiento, orden familiar, pureza del ser, conducta sexual, alimentacion, indumentaria, etc.
En Afganistan los jueces tienen potestad para impartir justicia según sus preceptos en aquellos temas en los que la constitución afgana no tenga previstos.
Como ya hemos mencionado la permeabilidad entre las escuelas coránicas es algo completamente normal y un individuo puede regirse por los preceptos de una para esto y de otra para aquello. Esto explicaría por qué en zonas rusas o pakistanies los seguidores de esta madhab adoptan conductas propias del wahabismo salafista.

La escuela Malikí


Fundada por Malik inb Anas en la ciudad de Medina donde estudió en reunión con más de novecientos sabios, por lo que se la conoce como la Escuela de Medina, es la escuela predominante en el magreb, centro de Africa y los Emiratos Arabes y es seguida por el 15% de los musulmanes del mundo, aproximadamente.
La jurisprudencia malikí, se diferencia fundamentalmente de las otras tres escuelas por las fuentes del derecho que utiliza; las cuatro escuelas utilizan el Corán y la Sunna, asi como el consenso de los expertos y  las analogías , sin embargo los malakíes utilizan además las prácticas seguidas por los habitantes de Medina como fuentes de jurisprudencia.
El modo de vida de los habitantes de Medina se contempla como una Sunna aplicada, ya que es allí donde se refugiaron los seguidores de Mahoma. Otra característica del enfoque Malikí es su flexibilidad, las normas se ajustan a las diferentes situaciones de cada país, es por eso que se aplica con éxito en tantos países diferentes
Malik inb Anas era un jurista que ejercia en la ciudad de Medina y era partidario de los Omeyas. Por esto, su doctrina tuvo gran influencia en la España musulmana y en los habitantes de esta, los andalusies, que se refugiaron en el Magreb tras ser espulsados de la península por los cristianos. Su obra se llama: "La Almoata" (El Camino llano), en la que se recogen los principios de la ley y derecho de Medina, y dota a su interpretación de gran flexibilidad. Afirma,por ejemplo, la posibilidad de adaptar las normas jurídicas islámicas a las necesidades concretas de un país. Por esta razón se produce una alta difusión de su doctrina.

La escuela Shafí'í


Creada por el alumno de Malik Shafí'í, desarrolló su actividad en las ciudades de Bagdad y Fustat, antiguo El Cairo; es otra de las escuelas más abiertas y menos rígidas del islam suní. Fundó la jurisprudencia religiosa y admite el razonamiento analógico y el consenso como fuentes del derecho.

La escuela Shafi'í estipula que hay cuatro fuentes de jurispridencia. En orden jerárquico, dichas fuentes son: el Coran, la Sunna del profeta, el concenso y los precedentes. La escuela Shafi'í se refiere también a las opiniones de los compañeros. Está basada en los libros de Shafi'í  que enfatizan la derivación de las leyes, mediante la aplicación rigurosa de los principios legales en lugar de mediante la especulación o la conjetura.
La escuela Shafi'í está considerada la mas flexible de las cuatro. Debido a que admite el razonamiento analógico y el consenso  como fuentes del derecho, su metodología sistemática y su aproximación rigurosa al estudio de la religión, la mayoría de los eruditos islámicos son firmes partidarios e esta escuela.
El fundador de esta escuela es conocido como “El primero entre iguales” por su conocimiento exhaustivo y la metodología sistemática a la ciencia religiosa. Su aproximación a la jurisprudencia islámica ha pasado a ser la referencia estándar de los eruditos, no sólo de su escuela. Hay una máxima Fiqh que dice: “Los shafi'íes son los pilares del conocimiento del Islam”.

La escuela hanbalí

Es una escuela  jurídico-religiosa  que se dedica a resolver los problemas que puedan surgir en el contexto de la ley coránica, fue fundado por  Ahmad b. Muhammad b. Hanbal, discípulo de al Shafí'í 780-855, que se oponía de forma radical a cualquier forma de intromisión de la razón humana  en la interpretación de las fuentes primarias del Islam, el Coran y la Sunna. Es enemiga de cualquier innovación y, en sus principios, apoyó a los safí'íes mas extremistas en lo que se refiere al uso exclusivo del hadiz como única fuente de derecho, limitando el razonamiento analógico a lo más imprescindible.
La intransigencia interpretativa del Corán se traduce en un estilo de vida ascético y en una observancia profunda del intelectualismo teológico.
Esta escuela de pensamiento, se considera la más estricta de las cuatro existentes, utiliza una interpretación literal de los textos, rechazando que las opiniones personales pudieran introducirse en la interpretación.
Es una de las escuelas más conocidas y es respaldada por el poder económico de los grandes exportadores de petróleo en el golfo Arábigo o Pérsico, en concreto Arabia Saudí, donde goza de status de escuela oficial.
Esta interpretación se considera a si misma la verdadera encarnación del verdadero Islam auténtico y aspira a ser la única escuela que le represente.

Dentro de esta escuela de pensamiento, ha surgido el Wahbismo, que es una tendencia con un rito más austero y de carácter reformador a la vez que puritano; que pretende desvincular el islam de las supersticiones que han surgido alrededor del Corán, volviendo a las raíces de la religión.
Por todo esto, es un enfoque opuesto al de los chiies a los que considera practicamente heréticos.
Por último y dada la importancia que tiene para esta exposición quiero subrayar que de esta escuela es de la que emana directamente la corriente wahabista-salafista que trataremos con posterioridad.

El wahhabismo.

Como ya hemos dicho, de la escuela hanbalí nace la corriente o rama wahabí que fue creada por muhammad bin Abd a Wahab, lider sunita en el siglo XVIII que vivia en Najd, región de  la actual Arabia Saudí. Al principio esta secta se dio a conocer como salafí (los que creen en la unidad de Dios), pero después cambió su nombre por wahabí, haciendo referencia al apellido de su fundador.
Busca que los musulmanes tengan la completa capacidad  de asimilar los designios del Corán, manteniéndose en su estado inicial, sin permitir que los cambios externos modifiquen su forma de vida. La secta`prefiere que sus adeptos vivan en la pobreza y en la austeridad como hizo el profeta Mahoma y rechaza las riquezas materiales, los avances tecnológicos, y el culto a las imágenes, pues solo se puede rendir culto a Dios. Aunque a simple vista se nota que esta austeridad no debe ser aplicable a sus lideres, jeques y monarcas que viven con todo tipo de lujos y riquezas.
El wahabismo justifica el uso de la violencia contra aquellos que traten de implantar o sostengan creencias o formas de vida y gobierno que, a su juicio sean contrarias o diferentes a las aceptadas por el Islam y aquí empezamos a ver como y donde empieza la raíz de lo que actualmente denominamos terrorismo islámico, pues es el movimiento neosalafista wahabista el que tiene como objetivo la reunificación del mundo musulmán bajo un único califato, en el que estarian incluidas las provincias de Al- Andalus. Pero no es el Islam el que predica esto, ni los chiís ni los sunies; ni tan siquiera la escuela hanbalí en su conjunto, sino una minúscula secta radical y ultra-ortodoxa que se auto-denomina la única y verdadera poseedora de los auténticos principios islámicos: La secta de los wahabistas salafistas, cuyos principales líderes viven bajo el amparo de los poderosos petrodolares saudies, de sus reyes y de la doble moral y la hipocresía norteamericana.
El wahabismo es poderoso porque dispone de la protección y de los dólares que le proporciona el petróleo y la dinastía reinante en Arabia Saudí, esos decrépitos príncipes y reyes que derrochan dinero a manos llenas y que tienen a los 27 millones de habitantes de su reino en un estado monástico en el que no se saben lo que es un cine ni un mero teatro y mucho menos un circo o tomar el sol un día en la playa. Un país en el que por robar una manzana te cortan una mano, pero que cobija en su feudo a los líderes de la secta mas sanguinaria y asesina que ha conocido la Historia.
El neosalafismo establece la yihad (esfuerzo en honor a Dios) como un mandato prioritario de todo musulmán para la expansión del islam y, a parte del la unidad del mundo islámico según sus preceptos, pone en su punto de mira la extinción de toda filosofía o creencia que no sea la suya islámica o no, principalmente el judaísmo y cristianismo y para ello llama a la guerra santa a todos los creyentes del mundo musulmán. En esta guerra santa, clasifica dos tipos de enemigos:los cercanos o pertenecientes a otras sectas y ramas islámicas, principalmente los chiis, y a los países cuyos gobiernos musulmanes consideran traidores al Islam, es decir: la práctica totalidad de los países islámicos. Y los enemigos lejanos o no pertenecientes al mundo islámico, la totalidad del mundo mundial, a los que además ven como un obstáculo para lograr sus propósitos en el mundo musulmán. Todos ellos están bajo la amenaza de la secta amparada por la dinastía Saud, de ser atacados mediante cualquier instrumento mortífero que caiga en sus manos.
El salafismo ha conseguido miles de adeptos en todo el mundo y forman células terroristas que se encargan de generar el terror en las sociedades consideradas enemigas del planeta y de castigar con ataques a los infieles o fieles, según sus creencias. También es  conveniente reseñar que, aparte de los militantes wahabistas originales, en la actualidad se les han unido otros grupos radicales del mundo islámico, como el grupo salafista marroquí.
Antes de proseguir quiero volver a incidir sobre la rara actitud de los Estados Unidos, que sabiendo como el terrorismo internacional islámico parte de territorio saudí, se dedica a invadir otros países y no aquel en el que está la cabeza de la serpiente. Y es que el Reino Saudí es uno de los principales socios comerciales de USA en el mundo, lo que pone en duda el discurso meramente antiterrorista americano así como sus motivaciones en las guerras iniciadas.
Pero la pregunta principal que habria que hacerse es por qué habitantes de paises islámicos moderados deciden un dia unirse a los grupos terroristas y, adhiriendose a la ideología salafista, declaran la guerra al resto de la humanidad.
Para entender cómo y por qué los jóvenes árabes se enrolan con tanta facilidad en las filas de los grupos salafistas es preciso conocer meramente la realidad de los pueblos y naciones de cultura islámica y haber analizado las sociedades de los distintos pueblos que las forman, que son tan numerosos como variados y complejos, pues hay desde los pueblos africanos bereberes, fulas, mandingas, etíopes, etc. A los oriental-asiáticos de Malasia, Indonesia y Filipinas, pasando por los árabes, paquistanís, indios, tártaros, rusos, europeos, norteamericanos y un largo etcétera  de pueblos, nacionalidades y etnias que hacen de su análisis una tarea tan ardua como extensa.
Pero, básicamente, yo diría que las causas que incitan a los musulmanes a la radicalización son las siguientes: Rechazo a las formas de vida occidentales de consumo desmedido, carentes de valores morales y manifiestamente corruptas; fervor religioso exagerado  que en ocasiones llega al fanatismo, pues hay que tener en cuenta que en casi todos estos países la educación y estudios que realiza todo individuo es básicamente islámica; el odio secular que existe hacia la población judía agravado con la injusta barbarie que los judíos han empleado contra la población palestina y el consentimiento por parte de occidente de dicha barbarie inhumana; la pobreza extrema en la que viven inmensas capas sociales de todos los países islámicos en los que, además, existen minorías y élites privilegiadas que gozan de una opulencia total y descontrolada; la dureza de las leyes de dichos países y la dura represión a la que son sometidos por parte de sus gobiernos; la falta o ausencia total de salidas laborales y profesionales en la que se ve inmersa la cada vez más numerosa juventud de estos países, que empuja a unos a la emigración y a otros a la radicalización religiosa y las armas.
En este panorama social arraiga fácilmente el discurso salafista que culpa a Israel y a Occidente de todos sus males y propone un retorno a los valores más puros del Islam, para combatir la podredumbre con la que son contaminados por Occidente y a la unificación del mundo  islámico para establecer un orden social justo en comunión con Dios y el Islam.
Para muchos musulmanes, la pobreza y la posición de desventaja que en la actualidad ocupan en el mundo no se debe al atraso tecnológico ni a la falta de democracia en sus países sino a que han sido abandonados por Dios, porque ellos han dejado de respetar los verdaderos principios del Corán: “Los musulmanes estamos mal en el mundo, porque hemos olvidado a Dios y tenemos cerrado el libro; el día que volvamos a Dios y volvamos a abrir el Libro volveremos a ser los primeros del mundo”. Es lo que me dijo un moderado comerciante libanés un día, pero esta frase resume el sentir y el pensamiento de muchos musulmanes de cualquier parte del mundo.
Ante un panorama social tan desalentador como el descrito y unas mentalidades tan predispuestas, a nadie le puede extrañar que la doctrina salafista, que ofrece la solución a todos sus problemas morales y materiales prenda la mecha con facilidad y se extienda como la pólvora en todo el mundo musulmán a pesar del esfuerzo colosal de propaganda, inteligencia, militar  y policial que han hecho  y hacen por evitarlo, tanto las potencias mundiales como los propios gobiernos de los países en cuestión, que saben que son los primeros que están en el punto de mira de la nueva y al mismo tiempo ancestral ideología, pues estos junto a las clases sociales dominantes y la verdad es que no andan descaminados, son considerados traidores a los valores islámicos y a sus pueblos.
Y es que debe ser algo de una importancia de dimensiones gigantescas si tenemos en cuenta el trabajo y los medios que Rusia, China, La india y las potencias occidentales han destinado y destinan  a sofocar el incendio islámico.
La hipotética reunificación de los países de religión musulmana es algo que trae de cabeza a los políticos del llamado mundo civilizado desde hace mucho tiempo, pero en el mundo actual en el que entre otros recursos poseen la práctica totalidad de las reservas mundiales de petróleo es algo que los países occidentales  no pueden consentir de ninguna manera, dado que ello supondría quedar a su merced, máxime cuando la potencia resultante estaría a la par de los Estados Unidos o Rusia en potencial  bélico, político y económico, dejando en un segundo lugar a la vieja Europa y tanto a esta como a USA en una total dependencia energética del imperio resultante. De ahí que este hecho explique por sí solo, no ya el empeño de los países occidentales y del sudeste asiático por evitar dicha unión, sino también el apoyo incondicional de estos al estado de Israel y el mirar para otro lado cuando este comete sus abusos y barbaridades contra la población palestina o  reducir el castigo a condenas meramente simbólicas que el  estado hebreo acaba pasándose por el arco del triunfo de los rabinos.
Y es que el estado de Israel, prototipo viviente del capitalismo más atroz, entre otras muchas cosas, es el elemento regulador y el gendarme que mantiene en Oriente medio el status y equilibrio que interesa a los Estados Unidos y a las potencias europeas y del sudeste asiático, de ahí que las idas y venidas de los mandatarios de estos países a la zona no conllevan el objetivo de pacificar la zona y mucho menos la creación de un estado palestino independiente, sino un lavado de imagen y una maniobra de distracción con puesta en escena de buenas intenciones destinada a aplacar la opinión pública de sus respectivos países, que en algunos sectores se muestra bastante crítica, con los actos desproporcionados y barbaros de los hebreos hacia los palestinos.
La construcción de una Unión Islámica que englobara los países musulmanes desde Indonesia hasta Casa Blanca afectaría a potencias como la India, Rusia y China, que en sus territorios tienen extensas regiones y repúblicas federadas, en Rusia, de amplia mayoría musulmana, de ahí que en ocasiones como en Afganistán, colaboren en tareas militares con las potencias occidentales y no condenen ninguna acción bélica de estas. Tampoco los musulmanes chiitas están muy entusiasmados con la idea pues, como ya es sabido estos siempre han sido considerados musulmanes de segunda o tercera categoría por los sunitas y para algunas de sus escuelas, hasta heréticos. Por eso la Republica de Irán, aunque es radicalmente anti occidental y anti hebrea, por su naturaleza chiita, no puede ser considerada adepta a los planes de unificación de la secta salafí  y sabedora de estar en el punto de mira, tanto de Israel como de Occidente, ha buscado alianzas y estrechado lazos con China y Rusia.
En el caso especifico de la India, es considerado país infiel e idólatra por la doctrina wahabita, y tiene un gran número de población musulmana, que aunque es minoritaria, alrededor de cien millones, es suficiente para ocasionar un fuerte dolor de cabeza a sus dirigentes, cuando menos. Aparte está su amplio historial de guerras contra Pakistán y las constantes rebeliones que se han producido en sus territorios, por parte de las poblaciones musulmanas en varias de sus regiones y continuos ataques terroristas. Por ello no se puede decir que colabore abiertamente en la guerra antiterrorista pero sí que presta apoyos concretos y negociados en diferentes conceptos y operaciones ya que, por otro lado, su dependencia energética le impide quedarse completamente al margen.
Pero la guerra que los Estados Unidos han iniciado a nivel planetario después de los ataques del 11S para aniquilar a los terroristas wahabís  y sus ramificaciones, ¿tiene verdaderamente el objetivo de acabar con el terrorismo mundial o en realidad enmascara otros fines e intereses de tipos estratégicos y hegemónicos?
Sabemos que la producción petrolífera actual de Norteamérica cubre sólo una pequeña parte de las necesidades de consumo de la sociedad norteamericana y que necesita, por tanto, importar enormes cantidades de crudo para el funcionamiento normal y diario del país. Luego es muy fácil deducir, tullidos mentales a parte, que para la clase política norteamericana es una prioridad absoluta el asegurarse el suministro del petróleo que el país necesita.
También sabemos que con posterioridad  a la Guerra Fría los Estados Unidos de América se han quedado solos en el mundo como gendarme y guardián del planeta y que para ello se sirve de un aparato militar de dimensiones descomunales dotado de la más alta tecnología en materia de comunicaciones que puede leer un periódico y escuchar una conversación en un café sevillano desde el espacio exterior a la atmósfera que a la vez es usado por unos servicios de espionaje e inteligencia sin precedentes en la Historia de la humanidad.
Deducimos que con tales medios los mandatario norteamericanos hace tiempo que saben que el terrorismo islámico es alentado por una secta que se ha formado y vive en Arabia Saudí y que tiene sus más fervorosos y acaudalados lideres en las esferas de poder y cercanas a la Dinastía Saud, pero, curiosa y misteriosamente este país es uno de los más fieles aliados de los Estados Unidos y nunca ha recibido ni la mas mínima amenaza de ataque o intimidación.
Los ataques del 11S fueron ordenados por un aristócrata saudí llamado Bin Laden que, también curiosamente, debe toda su formación militar y de guerra de guerrillas a las fuerzas especiales norteamericanos que le formaron y adiestraron para usarlo contra los soviéticos, fueron unos actos terribles en los que murieron muchas personas y que conmocionaron a la población mundial durante varios meses. Pero  si analizamos el mundo varios años después, con poco esfuerzo veremos que los Estados Unidos han resultado muy beneficiados por aquellos ataques.
También sabemos que a pesar de los medios de que dispone el aparato militar y de inteligencia norteamericano, el famoso Bin Laden sigue sin aparecer. Lo que me lleva a las siguientes preguntas: ¿Quién es Bin Laden?  ¿Ha existido alguna vez? Si es así ¿Para quién trabaja?
Y todo lo aquí expuesto me lleva a estas otras:
¿Es la guerra que lideran los norteamericanos una guerra antiterrorista o persigue otros objetivos?
¿Realmente quieren los norteamericanos acabar con el terrorismo o es un instrumento que está bien tener a mano para cuando hace falta?


4 comentarios:

  1. Brillante. Sólo añadiría que atribuir el atentado a las torres gemelas a unos ineptos como los que nos presentaron de autores materiales y que días después de su "muerte" fueron vistos vivitos o llamando a sus familias. Un atentado donde no dejaron rastro y donde expertos atestiguan que fue por detonaciones controladas. Un hecho que no inmuta a un presidente cuando es "avisado" inmediatamente. En fin, demasiados cabos sueltos y muchos expertos ingenieros y arquitectos jugandose su reputación yendo por el mundo a explicar sus conclusiones diferentes a la versión oficial.
    Todo esto se puede ver en videos colgados por la red sobre el tema o en una web que se ha especializado en el tema (investigar 11s, creo recordar)
    Un saludo y gracias por tu sentido crítico y riguroso.

    ResponderEliminar
  2. Sin palabras. Sinceramente, como dice el anetrior comentario este articulo es realmente brillante. El que no sepa apreciarlo es porque no le "interesa" o porque no tiene suficiente amplitud de miras para entender cómo funciona el mundo tal y como lo conocemos.
    Le estoy profundamente agradecida a la persona o personas que han trabajado para redactar y publicar este articulo que debería conocerse en el mundo entero como LA VERDAD SOBRE EL TERRORISMO. De corazón, y hablo en nombre de muchas personas, que no sabrían exponer la situación real entre el Islam y el resto del mundo(no siendo inferior). Cansados de escuchar siempre la misma versión. Y es que dicen que cuando una mentira se repite muchas veces se acaba creyendo como verdad. No lo habeis podido explicar mejor. Se nota que habeis hecho un estudio, objetivo y desinteresado de los paises islámicos y de los pueblos musulmanes. Trasladando la idea desde su raíz.
    Y por último, me gustaría añadir más leña, jejeje.
    ¿Ha oído alguien alguna vez esta perspectiva en algún medio de Occidente?

    ¿No deberíamos preguntarnos por qué lo que nos cuentan los medios de comunicación se parece tanto a la versión del oculto interés Norteamericano y no a la verdadera esencia del Islam y a la cruda realidad de los musulmanes en los paises islámicos?

    ¿Existe realmene la libertada de expresión que nos hacen creer?

    ResponderEliminar
  3. A bin laden los marines lo arrojaron al mar segun la religion musulmana rezandole a Ala, ala una ala dos y ala 3 pal agua.

    ResponderEliminar
  4. Muy interesante. Quizas la information de gente de buena voluntad y el intercambio de ciudadanos favoricen que el mundo se convierta en un lugar en el que se desee vivir

    ResponderEliminar