martes, 22 de febrero de 2011

El doble juego americano

Creo haber alertado en varias ocasiones que lo que está ocurriendo en el mundo árabe o musulmán puede estar siendo manipulado por las potencias con intereses en la zona, sobre todo por Estados Unidos e Israel. Hace unos días hablaba de la opinión instalada en ciertos sectores del sionismo y del Partido Demócrata norteamericano, que pensarían que un Oriente Medio  regido por democracias burguesas de corte capitalista sería mucho más rentable y fácil de controla para Estados Unidos y más seguro para Israel. Bien, ayer mismo Simón Peres me dio la razón al declarar que las revueltas que se están produciendo en el mundo musulmán pueden ser beneficiosas para el proceso de paz.
Esa gran farsa a la que llamamos proceso de paz.
Esto no quiere decir que en esos países no exista un enorme descontento social, que existe, ni que los dictadores, impuestos por los mismos que hoy quieren derribarlos no mantengan a esos pueblos bajo unos regímenes de injusticia, autoritarismo y miseria desde cualquier punto de vista inaceptables.
Tampoco este breve discurso pretende justificar esos sistemas totalitarios como el sirio o libio que se han convertido en neo monarquías hereditarias y que, como en el caso de Libia, sus líderes no dudan a la hora de mandar a sus guardias pretorianas a disparar contra sus pueblos o bombardearlos con la fuerza aérea.
Estos terribles actos no pueden ser nunca justificados y los condenamos con toda la fuerza y rigor de que somos capaces.
Pero lo que sí quiero en estas páginas es advertir del doble juego que están practicando las administraciones de USA e Israel al motivar a esos pueblos a derrocar a sus líderes y, por otro lado, al mismo tiempo manipulando poderes fácticos de esos países para mantener el control sobre  los nuevos gobiernos que salgan de las supuestas nuevas democracias.
Luego lo que pretenden tanto Estados Unidos como Israel al activar estas revueltas en los países musulmanes no es la instauración de unas democracias que defiendan los intereses de sus pueblos, sino un lavado de cara a la zona para,  cambiando todo y que todo siga igual, lograr la legalización internacional de su  control sobre la zona y la satisfacción de sus intereses económicos y políticos.

5 comentarios:

  1. Los intereses economicos ya se están viendo con la subida del petroleo que se ha producido. Gadafi va a ser duro de pelar y al final se irá, pero va a costar mucha sangre.

    ResponderEliminar
  2. Como siempre son los puebos los que pagan los desmanes de los poderosos. Es muy triste.

    ResponderEliminar
  3. Lo ideal sería una caída fulminante, pero me estoy temiendo que esto pueda entrar en una guerra civil que se alargue demasiado, incluso que el país quede dividido.

    ResponderEliminar
  4. saludos Dark, el panorama internacional es pasmoso, lo que hemos podido generar...estamos en un punto en que es obligado escuchar al pueblo y sin trampas sopesar todo aquello que son barbaries y desecharlas de una convivencia pacifica, incluso sin perder los ambajes que son muchos, si la clase dirigente(que existe)no responde a esto se le cambia cuando toque y a otra cosa.
    Salud a todos

    ResponderEliminar
  5. ...Aunque si no se arregla por puntos, por el motivo de atrasos, quizás lleguemos a la rebelión mundial, ¡siempre pacifica y sufridora! pero behemente,las "armas las carga el Diablo"

    ResponderEliminar