lunes, 28 de febrero de 2011

Gadafi, las coacciones y el chantaje


A Muamar El Gadafi se le había perdonado su pasado revolucionario y antiimperialista  a cambio de ser un buen chico, suministrar petróleo a occidente y reinvertir sus ganancias en la expansión del sistema capitalista al que tanto había combatido en su juventud. Hasta se le había dejado pensar que era importante y pasear sus ridículos vestidos tribales y sus jaimas por las cortes de los más poderosos reinos y estados del imperio.
El Pueblo Libio, no sabemos si voluntariamente o instigado por fuerzas externas, se ha levantado contra Gadafi y es solo cuestión de tiempo que sea derrocado como Mubarak o Ben Alí ya lo han sido, pero a diferencia del tunecino o el egipcio, parece ser que con Muamar a los organismos internacionales de todos los imperios les han entrado unas estresantes prisas que no se explica a no ser que eche mano de los manuales de las explicaciones explicables. Perdón por la redundancia rebuscada a propósito.
¿Qué diferencia a Gadafi de los otros dos dictadores? ¿Por qué esa urgencia y ese nerviosismo tanto en la ONU como en los gobiernos occidentales para aprobar las sanciones contra él  y congelar sus fondos?
Hay dos posibles respuestas que aplastan por su realidad y certeza: La cantidad y la calidad. Y me explico: Los millonarios dictadores de Túnez y Egipto son millonarios en bienes y capitales líquidos  pero, si bien lo son suficientemente como para asegurar el bienestar de sus familias durante varias generaciones, no lo eran tanto como para poner en riesgo las finanzas de cualquier país y de las empresas multinacionales en las que participan como sí lo es el fondo soberano que tiene la familia de Gadafi y que opera en la economía mundial en múltiples sectores. Por otro lado, el petróleo que exporta Egipto no es suficiente para afectar al mercado del crudo.
Gadafi seguramente morirá matando y luchando contra los rebeldes, tengo la certeza abalada por mi conocimiento de la mentalidad de las tribus de las que desciende , pero su hijo, manejando los activos de su familia desde un hipotético refugio en Rusia o Irán, podría hacer mucho daño a la economía mundial y a un buen número de grandes empresas que ya están más que maltrechas por la situación de crisis que vive el mundo, sobre todo, el occidental. Eso explica los nervios y las premuras tanto en la Casa Blanca como en el gobierno británico o el consejo de seguridad de la ONU, así como que el tribunal de La Haya se haya apresurado tanto en procesar al caudillo del desierto por crímenes contra la humanidad. Para que todo parezca legal tiene que tener la necesaria cobertura jurídica.
Aunque en realidad se trata de apropiarse de los fondos de Gadafi,  de la forma que sea, para preservar la estabilidad de la economía mundial. Esto tiene un nombre que por obvio no voy a decir.
Pero hay otra, que es justamente donde empieza el chantaje y la coacción en doble banda que ya se han hechos manifiestos al situar los Estados Unidos la flota en las proximidades de la costa libia amenazando con la intervención militar.
El Consejo Transitorio rebelde ha dicho que no quiere la intervención ni la ayuda extranjera y se muestra convencido de su victoria y es casi seguro que esta se producirá pero, ¿Qué pasa si una vez derrocado Gadafi el Consejo Transitorio dice que interrumpe sus exportaciones hasta una nueva negociación? El barril duplica su precio y la economía occidental entra en barrena. Para eso está allí situada la flota americana, para decirle al nuevo gobierno que esa no es buena idea.  Esta es la coacción a la que  los secuestradores del mundo van a someter al nuevo gobierno libio.
¿Cuál es el chantaje?  Pues retomando lo expuesto sobre el congelado fondo soberano, hacer ver al gobierno entrante que si quieren recuperar sus fondos y poder jugar al Monopoly en el mercado internacional, tienen que ser buenos chicos y seguir las directrices del imperio, está muy claro. Al menos, a mí me lo parece. Claro que, todo esto, no deja de ser una opinión personal y subjetiva a la que el tiempo, como en todo, le dará o le quitará la razón.


8 comentarios:

  1. Lo que me desconcierta es que los rusos no hayan puesto ninguna objeción al asunto, no se si porque les han ofrecido algo o porque no perdonan a Gadafi que en su día les diera la espalda.

    ResponderEliminar
  2. Los rusos están haciendo lo único que pueden, intentar sacar algo y dejar que los americanos se desgasten. Pero que estos intervengan militarmente yo creo que es cuestión de tiempo, más cuando estamos viendo que Gadafi no cae y que si se prolonga una guerra civil las consecuencias para la economía de occidente van a ser catastróficas: No se dice nada pero en los Estados unidos hay manifestaciones y protestas todos los días. Obama tiene que hacer algo para distraer la atención y evitar que la economía vaya a peor.
    La intervención está servida.

    ResponderEliminar
  3. Ahora parece ser que ha habido una contraofensiva de Gadafi y el caso es que esto se complica más cada día que pasa.

    ResponderEliminar
  4. Hola, javi, se está complicando mucho la cosa, ya veremos en que acaba, pero si no hay una intervención, me temo que el Gadafi aplaste la rebelión y tampoco me hace mucha gracia que intervengan los americanos.

    ResponderEliminar
  5. Yo creo que la fragilidad de la economía mundial y de las bases que la sustentan puede poner en peligro al mundo entero. Despues de ver que una pequeña guerra civil en un punto del planeta pone en peligro a todo el sistema financiero y ecónomico mundial, me empiezo a creer que tarde o temprano habrá na guerra en el mundo de proporciones gigantescas de la que no se si el ser humano sobrevivirá.

    ResponderEliminar
  6. Creo que en estos momentos y como se ha puesto el tema, van a perder los libios y Gadafi.

    ResponderEliminar
  7. He estado viendo la TV, la Sexta, y en su debate, han presentado un libro escrito por el Embajador de España en Waninto, Sr. Ruiz Pérez, en el que abla mucho del 11 M 2004, y de la c0mbersación que mantuvo el Presidente EE.UU. Sr. Bush hijo, c0n el 0cic0 rata de AzNaZi, en la que le ordeno, de que dijese la verdad, y no mintiese más c0n lo de ETA, ya que eso le aria perder las Elecciones.
    Y que farsantes, han sid0, s0n y l0 serán l0s PP. Los PePeros.
    S0n 3 gatos y mentirosos, traidores a España.

    ResponderEliminar
  8. Parece que no le hicieron caso, Miguel Angel, pero no podían hacérselo porque la estrategia que ellos se habían trazado era la de usar el atentado para acabar con ETA.

    ResponderEliminar