miércoles, 18 de enero de 2012

Desde Sión a La Meca pasando por New York




En el mundo y en la vida todo está relacionado y especialmente en lo que atañe al poder y las riquezas pues uno conlleva las otras y el poder conduce a las riquezas y las riquezas al poder de tal forma que es muy difícil que se den por separado.
Al estudiar el mundo de la economía hemos entendido que si una entidad o persona quieren explotar a otra lo consigue más fácilmente si ésta tiene necesidades que si vive en la opulencia.También vemos como las entidades y corporaciones que mueven los hilos del capital prefieren para sus actos especulativos y de usura la inestabilidad de los países de los que se quieren aprovechar mejor que su prosperidad y esto se ve claramente en la actual crisis de deuda que vive la Eurozona en donde países como Grecia, Portugal o España están a punto de ser literalmente propiedad de los grupos de inversión mientras amplias mayorías de sus pueblos pasan grandes dificultades y carencias.A quienes mueven los hilos de la economía nada de esto les importa mientras les asegure la obtención del beneficio que les garantice la ostentación del poder y la riqueza que ansían.


Es una característica que se da en todas las civilizaciones de la tierra y especialmente en las sociedades de procedencia filosófica o religiosa semita o románica, debido a sus caracteres de comercio y mercado ancestral que se pierde en la noche de los tiempos. Si observamos detenidamente, veremos que la práctica totalidad de las tensiones y conflictos que existen en estos momentos giran en el entorno de estas corrientes filosófico-religiosas y que dos tercios o más del planeta donde sus habitantes son dimanantes de otras culturas o razas, viven en una paz que se prolonga en el tiempo y que solo es perturbada por las catástrofes naturales.
La guerra pues, viene de Roma o de Abraham porque son culturas basadas en la avaricia, la ostentación, el lucro, el sometimiento, la opresión y el dominio de los semejantes y que relegan y olvidan la solidaridad a la vez que somos incapaces de convivir y aceptar al diferente, a no ser que de él podamos obtener un beneficio del tipo que sea. Esa es la raíz de la mayor parte de las guerras vividas por la humanidad; rechazar la cooperación y la interacción para imponer la dominación.
En la actualidad vemos que se ha formado una gran alianza que pretende hacerse con el control del planeta y de sus riquezas para instaurar una especie de gobierno mundial y un sistema neofeudalista en el que los reyezuelos actúen como señores feudales que someten a sus pueblos según les conviene a esa oligarquía multinacional a la que nos referimos.
Esto no es un cuento de visionarios de esos que salen a buscar fenómenos UFO y zarandajas parecidas: Es algo muy real y vemos que en esa alianza por un lado se encuentra fielmente representadas en exclusividad las corrientes filosóficas a las que antes me he referido. Lo estamos viendo desde la caída de la Unión Soviética y en los trágicos acontecimientos de las guerras de Iraq, Afganistán o Libia. Allí está el entramado anglosajón de religión cristiana y semita por tanto y varios países europeos de la misma religión que, a la vez son los descendientes directos de la civilización greco-romana. Junto a ellos y como ha sido constante a lo largo de la Historia, la poderosa minoría judía fuertemente arraigada en las esferas de poder económico y político y de gran peso en la toma de decisiones al más alto nivel. Y tenemos por último a la recua de reyezuelos, príncipes y emires que forman esa reducida y selecta minoría que tiene sometida a la gran familia suní que es abrumadora mayoría dentro de los practicantes de la religión islámica; otra religión semita, al igual que el cristianismo o el judaísmo. Minoría que por otro lado se dispone a someter bajo su yugo al resto etnias consideradas parias por ellos como los chiíes, los jaridchíes o los alauís.
Esta oligarquía se empezó a formar en el momento en que George Bush padre configuró la alianza para la primera invasión de Iraq y la bautizó con el nombre de “nuevo orden mundial” (aspiración máxima de los illuminati por otro lado) al mismo tiempo que ordenaba el ataque de sus tropas sobre el país de Saddam Hussein. Varios miles de personas de alto nivel y gran poder económico que tienen en la actualidad los destino de la humanidad en sus manos.
Como hemos dicho anteriormente, para dominar económicamente a una persona o país necesitamos que éste esté económicamente débil y si no lo está, nos veremos en la obligación de debilitarlo provocando las crisis necesarias y aquí sale por sí sola la explicación a la crisis económica ficticia y artificial que vivimos, que tiene como objetivo apretar más las tuercas a los habitantes de los países para la obtención de un mayor beneficio de las élites dominantes y control total de los recursos naturales y productivos de esos países.
Para que riqueza y poder fluya de forma constante y conveniente, esta oligarquía precisa establecer un control y seguridad sobre las zonas de las que extrae dicha riqueza o se produce y sobre las rutas de transporte y para ello se requiere una importante fuerza militar capaz de disuadir o repeler cualquier ataque que ponga en peligro el flujo constante de materias primas, equipos y recursos humanos. Esto es así desde tiempos del antiguo Egipto, no es nada nuevo.
De la misma forma, la oligarquía (ya tenemos claro que está formada por élites de Europa. USA, judíos y emires petroleros) tiene la necesidad de destruir la creación de cualquier fuerza o elemento que tenga la capacidad de poner en peligro o amenazar su dominio sobre los recursos que le dan la riqueza y el poder del que goza y esta es la explicación a la tensión creciente y el empecinamiento en destruir el aparato militar iraní e impedir a toda costa que la República Islámica tenga acceso a la energía nuclear. Aparte están las riquezas naturales y recursos del país que se quieren controlar a toda costa pues no hay que olvidar que la élite tiene el objetivo de hacerse con la totalidad de los recursos del llamado Gran Oriente Medio y que para ello se han desarrollado campañas militares de ocupación en Afganistán, Iraq y Libia , de desestabilización en varios países con eso que financiaron y activaron y que llamaron “primavera árabe” y una incitación a la rebelión en Siria con atentados terrorista incluidos, financiando y armando grupos de insurgentes.


Pero, desde una actitud serena, yo me detengo a pensar y teniendo en cuenta que en todo momento la calidad de vida de los habitantes de los países y el bienestar del pueblo debe ser lo más importante, me hago la siguiente pregunta: ¿Han traído las invasiones y revoluciones de Oriente Medio paz y bienestar a los pueblos de los países invadidos o desestabilizados? Mirando la situación actual de Egipto, Afganistán, Libia o Iraq vemos que lo que hay es un reguero de sangre, enfrentamientos, odios y sed de venganza, por lo que tendremos que decir que el proyecto de control de los recursos de Oriente Medio ideado por Bush padre con la colaboración de sus amigos emires, judíos y europeos lleva camino de convertirse en el mayor genocidio de exterminio de la Historia.
¿Han sido las muertes, los atentados y conflictos una contrariedad que ha surgido de forma imprevista y aleatoria? Todo lo contrario; es algo que ha sido planificado minuciosamente y que ha sido ejecutado por la inteligencia militar de una forma tan calculada como la explosión de las bombas teledirigidas transportadas por los famosos drones. Forma parte del plan porque cuando pretendemos ocupar y extraer todas las riquezas de un país al más bajo coste posible nos es más propicio un país devastado, enfrentado y en el caos que un país organizado, unido y próspero. De no ser así, ¿Por qué tanto empeño en destruir hasta el último edificio libio? …. ¿Los muertos y heridos en los atentados…? Son un instrumento magnifico para crear odio y sed de venganza entre los diferentes grupos y tribus que nos garantizará que el caos se perpetúe el tiempo que nos sea necesario.
Ahora bien, ¿Ocurriría todo esto si en la tierra hubiera un bloque de países socialista en una alianza sólida y con el poder militar necesario? Yo creo que no, porque estos secuestradores del mundo se toman mucho interés en destruir todo lo que huela a socialismo y porque todo esto empezó realmente el día después de la disolución del PCUS….
Dejemos un lapsus para la reflexión.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada