sábado, 10 de marzo de 2012

Israel y "la banda del insti"


La esfera internacional del momento me recuerda mi primer año de instituto. Recuerdo que había varios repetidores y que uno de ellos intentaba chulear a la clase porque era más fuerte,  sus padres eran ricos, estaba más loco, tenía la navaja más grande y era amigo de la banda formada por los niños malos del insti. Siempre que veo la actuación de Israel  me acuerdo de aquel chico y su actitud, pues podemos decir que son análogas y que la banda de los malos en este caso podrían ser los USA y la OTAN, que siempre le ayudan si lo necesita, de forma incondicional y sin hacer preguntas. 


 
También recuerdo que el final de su dominio en la clase fue traumático y que ocurrió de forma inesperada en los baños comunes, pocos días después de que los testículos del líder de la “banda del insti” tuvieran un encuentro desagradable con los colmillos del doverman de uno de aquellos alumnos débiles cuando en el camino de regreso a casa, quisieron castigarlo por no cumplir sus deseos.
El fin de Israel y de la tiranía a la que somete a sus vecinos también puede llegar cuando ellos menos lo esperen y tal vez la banda que le protege no pueda ayudarles porque esté demasiado ocupada intentando evitar el suyo. Porque cuando se somete a unos pueblos o personas a una injusticia tan desproporcionada como la que todos llevamos decenios viendo, al mismo tiempo se está llamando a la rebelión y a la lucha contra esa injusticia. Los pueblos tiranizados por Israel y la OTAN, tienen la obligación de intentar librarse de esa tiranía y de intentarlo las veces que haga falta hasta que llegue el día de la victoria y se vean liberados de ese yugo.   
No sería así si las relaciones establecidas entre OTAN o Israel con cualquier pueblo de la tierra fueran de colaboración justa y equitativa, al tiempo que beneficiosa para todas las partes. Pero esto no ocurre así, porque establecer una relación con estos países en estos momentos significa bailar al son que ellos toquen y dejar que exploten tus riquezas y que las comercialicen de forma que todos obtienen beneficio de ellas menos el país al que pertenecen. 
Cuando cualquiera de sus “socios”, como Gadafi, hace intención de incumplir los deseos de la “banda de los malos”, estos esgrimen sus poderosas armas y le castigan con ellas o le eliminan, como es normal y tradicional en sociedades edificadas sobre la violencia, el fraude y el engaño o el sometimiento de los débiles a los deseos de los poderosos.
Ciertos medios soeces y manipuladores de Occidente no dejan de alertar del crecimiento del antiamericanismo y el antisemitismo en el mundo, cosa que es totalmente incierta, y es absolutamente falsa en lo que se refiere a este que les habla, que sabe que los primeros que sufren los excesos y abusos de las élites dominantes en países como los Estados Unidos son sus propios habitantes; sus propios pueblos que ven como una selecta minoría dispone de todo y ellos casi de nada. Por eso, convienen aclarar que alguien es antisemita cuando odia al pueblo judío y es antisionista cuando combate los abusos del sistema de gobierno israelí. Creo que nadie odia a los ingleses por ser ingleses o a los franceses por franceses, sino que están en contra de las actuaciones de sus gobiernos. Luego ese antisemitismo y demás que los aparatos mediáticos de los poderes reales de esos países manipulan para hacer que parezcan veraces no son sino una manipulación más y lo que realmente existe es una intolerancia lógica ante el abuso y la injusticia sistemática.
Israel es la niña bonita de los Estados Unidos y la OTAN en Oriente Medio y su batería de misiles con dotación nuclear amenazando constantemente con la eliminación a todos los vecinos que no se han plegado a sus deseos. Pero es una pieza fundamental en el erróneo e injusto sistema económico imperante en Occidente  pues controlar la zona de oriente medio, en realidad equivale a controlar el suministro energético de los países que forman la alianza. Esto, dicho así de paso, parece una tontería, pero si vemos las implicaciones y repercusiones políticas, sociales y económicas que, hoy por hoy tiene el factor energético en Occidente, empezaremos a ver que es el talón de Aquiles del sistema y su colosal dimensión. El estado de Israel es el vigilante armado de los pozos de los que Occidente extrae la mayor parte de  materia prima energética para su funcionamiento.
Pero, aparte de esto, a poco que observemos, nos daremos cuenta de que los judíos en el mundo forman una élite de entre doce y quince millones, que tiene en su poder el control de gran parte de las finanzas y del comercio de metales nobles y piedras preciosas en el mundo civilizado y que esto incrementa su influencia en las esferas de poder a nivel nacional en aquellos países en los que habitan y a nivel internacional.
En los Estados Unidos viven unos 5.300.000, el 1,7% de la población total, y, sin embargo, tienen mucho más poder que el 98,3% restante, ¿A qué se debe? Pues a que tienen control sobre sectores tan determinantes en cualquier país como la energía, el comercio y las finanzas.



Si hacemos la prueba en Reino Unido, el porcentaje será similar, allí viven unos trescientos mil y representan el 0,5%, pero igual que en los Estados Unidos, controlando sectores claves para la economía del país. Exactamente igual ocurre en Francia, Alemania, Canadá, Argentina, Brasil… Control de metales nobles, piedras preciosas y finanzas. Control del dinero, control mediático y control de poder. La receta es la misma en todos los casos y hay que añadir que desde hace un tiempo y tras la caída del comunismo, el fenómeno ha empezado a echar raíces en Rusia.
Si la economía mundial está en sus manos, ¿Qué gobierno se atreverá a toserles cuando decidan bombardear un país o cuando quieran matar unos cuantos miles de palestinos a bombazos?
Para colmo, tienen el monopolio de una de las religiones masivas de Occidente y el respeto y complicidad de otra que, al igual que ellos, cree que son el pueblo elegido por dios. Esto debe ser por si se nos ocurre esperar al chico malo en el baño y sus amigos de la “banda del insti” no llegan a tiempo, que sepamos que el jefe de la banda, que está en el otro mundo, nos estará esperando cuando muramos para castigarnos por no plegarnos a los deseos de sus elegidos.
Difícil dilema tiene la humanidad con estos chicos malos. Porque los chicos malos de los colegios no suelen ser muy listos y se les vence fácilmente con inteligencia. Pero estos… ¡Vaya si los son! Y por si fuera poco hasta dios esta de parte de los delincuentes. Así que la cosa pinta muy mal.

2 comentarios:

  1. Excelente artículo. Pasé para leer el artículo ,pero dentro de un rato me voy a la manifestación contra la reforma laboral. Salud y república

    ResponderEliminar
  2. Salud y república. Ambas son cada día más necesarias, felicitémonos porque las manifestaciones han ido incluso mejor de lo que esperábamos. Espero que entre todos podamos parar esta agresión al pueblo.

    ResponderEliminar