viernes, 20 de abril de 2012

La derecha, ni moderada ni civilizada; versátil y fascista



Para la derecha, ser democrático es hacer  lo que ellos quieren y lo que a ellos les conviene y todo lo demás  es para sus mentes repletas de manteca de cerdo, radicalismo y extremismo. Su idea de democracia es que  ellos son los que tienen siempre en su poder la verdad absoluta y por eso es necesario que siempre se haga todo según su santo criterio que es el bueno y el que sirve.
La derecha española es muy dialogante y dialoga siempre para mandar y disponer todo según su conveniencia y si tú manifiestas la más mínima discrepancia es porque eres un extremistarojo, violento y bolchevique porque, ¿Cómo si no, se puede discrepar con una verdad tan absoluta como la verdad derechosa?
Cuando la derecha insulta e incita al asesinato y la violencia es libertad de expresión pero si tú respondes o te defiendes de sus agresiones  verbales, físicas y últimamente legislativas, es porque eres un  violento, antisocial y terrorista.
Digamos que para la derecha la democracia es un bien preciado, siempre que ellos sean los que mandan, porque a ellos les gusta mucho mandar, la opulencia y el buen negocio y este se hace mejor en democracia que en dictadura. Así que el fascismo y la dictadura golpista solo lo usan en caso de ver en peligro su posición y su negocio, de lo contrario, ellos siempre prefieren conservar esa apariencia de democracia, más que nada para asegurarse tanto los sirvientes como la clientela ya que, sin los unos ni los otros, ellos no tienen ni esos privilegios ni la posición que tanto les gusta.
Así podemos fácilmente deducir que llamar democrática a la derecha es un error, pues no se puede decir que algo es tal, cuando solo lo es por conveniencia; como erróneo es decir que la  derecha puede ser moderada, demócrata, civilizada, reaccionaria o fascista. Porque, como ya hemos sugerido, puede ser todo eso y de hecho lo es, ya que muta de una forma a otra según las circunstancias y los intereses de cada momento.
Para la derecha social, ese entramado de inversores pequeños, grandes  y medios, militares, curas, maderos y empresarios regulares tirando a malos y sin más compromiso que su opulencia familiar o personal y demás gentes indeseables amantes de la buena vida, el placer del falso orgullo y la apariencia; la convivencia y cohabitación es posible siempre que sea en su favor y  beneficio.
La derecha social, política o militar se distingue por un rasgo muy propio y particular: Aquí, en Birmania  o en Kazajistán; o te amoldas a sus intereses o te manda eliminar (matar para ser mas exactos)
Hay derechas y derechas. Pero todas ellas tienen estos rasgos en común aparte del de pensar que el mundo existe para servirles a ellos y para que ellos los disfruten, bien sea con el látigo en su mano o cazando animales como si fueran personas o a personas como si fueran animales.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada