lunes, 14 de mayo de 2012

España, hablando en plata



En España hay unos diez millones de inversores, entre grandes, pequeños y medianos, que esperan ansiosamente su dividendo anual como regalo de reyes. Son, el estanquero del pueblo, el dueño de una clínica privada, el vividor del mercedes del ático que nadie sabe donde trabaja, el constructor que vive en el adosado de al lado, el farmacéutico… Decir que son los diez millones de votantes que han puesto al PP en el gobierno, tal vez sea algo precipitado porque alguno habrá votado a CiU o al PSOE, pero no es nada descabellado (ya es casualidad que sean diez millones, que es el número de incondicionales del PP,precisamente, y lo que sí podemos decir es que son los responsables de la actual situación que afecta a todos nosotros, a unos más que a otros, según las circunstancias.
Entregaron el país al PP y si lo hubieran entregado al PSOE, la situación sería igual o peor, puede que algo mejor, que no lo creo, pero, en todo caso, tampoco sería muy diferente pues no hay que olvidar que el PSOE es responsable principal y directo del actual orden de cosas.
Lo que es incontestable es que el PP está en el gobierno y que no tiene recursos para resolver esta situación, así como que si hubiéramos puesto al PSOE tampoco los tendría. Particularmente, la carencia de recursos del PP para resolver, ha quedado muy clara tras las declaraciones del Ministro de Economía y Competitividad (¡Menudo título!... ¡Competitividad!... ¡Madre mía!) al admitir en sus declaraciones ante el Eurogrupo que España ha hecho todo lo que podía y que ahora todo queda en manos de la UE. Sin mucho esfuerzo llego a pensar, o que es un completo inepto que admite su ineptitud o que le está diciendo al mundo que ya a puesto a España en el estado apropiado para que vengan a devorarla. Porque si no, no me cuadra. Aunque a mí, estas declaraciones me recuerdan a las del cocinero que ve que el asado está en su punto y llama a los comensales a la mesa. Llamadme malpensado si queréis, lo asumo.
No nos engañemos, España no puede hacer frente a la deuda descomunal que ha adquirido y las propuestas de la socialdemocracia de reducir las medidas de austeridad para implementar medidas de crecimiento son irrealizables y en el supuesto de que se pudieran llevar a cabo, ¿Quién las materializaría? ¿Un sector privado casi tan endeudado como el estado o más? ¿En qué sectores vamos a activar ese crecimiento? ¿Qué vamos a producir? ¿Con qué tecnología? ¿La vamos a importar para endeudarnos más aún? ¿Quién nos comprará nuestros productos…?? Incógnitas hasta el infinito y casi ninguna respuesta.
Luego entendemos que la esperanza socialdemócrata queda reducida a una hipótesis difícil de aplicar y que la realidad es que los inversores que constituyen los mercados financieros mundiales están apostando por la quiebra de España y por su rescate. Así que, la tragedia se cierne como espada de Damocles sobre nuestras cabezas y en lo único que nos podíamos amparar que sería un estado fuerte que tomara las riendas y que plantara cara a los mercados y a la UE de Merkel, resulta que nos ha sido arrebatado. Paradójicamente, a pesar de haber construido un aparato burocrático descomunal y costosísimo, estos rufianes, no han fortalecido el estado, sino que lo han debilitado hasta niveles desconocidos en la Historia de nuestro país.
Empieza la tormenta y tenemos que afrontarla sin refugio, paraguas ni pararrayos… Tendremos que construirnos todo nosotros si queremos sobrevivir. Porque para salvar la situación actual o cualquier situación de debilidad, necesitamos un estado fuerte, dinámico, actualizado y eficaz que garantice la protección al ciudadano, la soberanía del país y que sea capaz de tomar las riendas en momentos difíciles para sacar el país adelante plantando cara a quienes haya que plantarla, como es el caso de los mercados y frentes de especuladores en la actualidad.
Independientemente de nuestras diferentes ideas o color político, en las actuales circunstancias, tenemos la obligación de buscar un nexo común de unión que unifique, renueve y a la vez genere la esperanza e ilusiones  en nuestro pueblo, vitalmente necesarias  para construir ese hogar común en el que todos, familias, vecinos y conciudadanos, podamos vivir en paz, igualdad y libertad.
Ese lazo de unión no puede ser otro que España, la República Española. República que se forja partiendo de las bases históricas de la nación, pero que se presenta al mundo como un estado nuevo que se desprende de todas las rémoras institucionales y protocolarias que han oprimido a los pueblos de España durante cinco largos siglos. Instituciones como la monarquía y todo el pesado, inservible, costoso y burocrático aparato de estado que la sostiene debe ser suprimido fulminantemente y sustituido por instituciones nuevas en la medida en que sean necesarias para garantizar las necesidades básicas del ciudadano. Tribunales que sirvan para impartir justicia con jueces y magistrados lúcidos que se jubilen a los 65 como todos y cobren sueldos razonables. Un Legislativo que legisle para el ciudadano sin cámaras innecesarias como el Senado y un ejecutivo que gobierne sin cementerios de elefantes como el Consejo de Estado.
El actual estado, sabemos que empezó con sangre, violencia de guerra y dolor; mucho dolor en los habitantes de España por la guerra y el exterminio que trajo aquel general que vino de Marruecos. Sabemos que su fin fue restaurar una monarquía que a la larga nos ha vuelto a traer la miseria y el sufrimiento con el que durante tantos siglos martirizó a nuestros pueblos. Es hora de que todo eso acabe, es hora de que los españoles tomemos en nuestras manos y con firmeza las riendas de nuestro destino para gritar con fuerza que queremos la Tercera República Española.
He dicho y seguiré diciendo que en estos momentos en los que unos traidores han vendido nuestra patria a los intereses multinacionales, reafirmarnos en el patriotismo es un acto de rebeldía y revolucionario. Pero, que nadie se equivoque y confunda el patriotismo de los que queremos una patria nueva materializada en la Tercera República Española con esa patriotería al servicio de intereses nacionales ostentados por las élites privilegiadas que, junto con la monarquía, han oprimido a los pueblos de España desde tiempos inmemoriales y que son los fascismos.
Los fascismos no son bien recibidos porque no son amigos. Y no lo son porque no son nada más que un instrumento de defensa de los sectores sociales privilegiados que estos usan contra el pueblo cuando ven cerca el riesgo de perder sus privilegios. Todos sabemos que Franco estaba financiado y potenciado por los banqueros españoles como Juan March o que tras ese movimiento de letrina que se autodenomina Amanecer Marrón Griego está una élite empresarial griega con los suficientes recursos para pagar a los mastines que quieren que los periodistas se levanten ante el líder de la inmundicia por respeto. ¡Desde cuando hay que mostrar respeto por las heces con lo mal que huelen!
El fascismo no es patriota porque ama a la patria por conveniencia y por ostentación y esto son valores totalmente falsos. ¿Seguirían siendo patriotas si no tuvieran donde caer muertos? Se es muy patriota con la barriga bien llena.

La verdadera patria, la República Española, es la madre de ¡todos! los españoles. Y una madre nunca mata a sus hijos como hacen los fascistas, sino que los acepta con sus defectos y virtudes. De igual forma al cojo que a la lesbiana que al homosexual; a todos los acepta y les da y recibe de ellos por igual y jamás les mata ni les encarcela o tortura, como hace el fascismo, por su condición.
Luego el fascismo no es nuestro amigo porque no ama a la patria, sencillamente, porque nadie biennacido  puede maltratar lo que ama si lo ama de verdad. Si el fascismo maltrata la patria y mata a sus compatriotas como hace y ha hecho a lo largo de la Historia, ni es patriota ni es biennacido y, por tanto, debe pasar a ser parte del pasado y de la Historia como la monarquía que ayudó a restaurar y todas esas instituciones parasitarias que oprimen al ciudadano. Algo que debe ser borrado de la faz de la tierra, que nadie tenga la menor duda al respecto: En la Tercera República Española, no habrá lugar para el fascismo.



Las duras medidas financieras hacen que los bancos europeos pierdan clientes. En Grecia, España, Italia, Francia y Bélgica se registra el retiro masivo de fondos.

11 comentarios:

  1. Biedicho y bien scrito. Ya cada vez que se reune el Consejo de Ministros de los viernes es para echarse a temblar para ver que nueva ocurrencia han tenido durante el resto de la semana para seguir jodiendonos . Creo que cada vez somos mas los que vemos claro que este sistema es una mierda , necesitamos la tercera república para echar a tantos parásitos e ineptos.
    Salud y república

    ResponderEliminar
  2. Te saludo, espartacus. Un estado fuerte no tiene que ser un estado superpoblado y lleno de parásitos sociales con sueldos desorbitantes como el que tenemos. Esto es un estado fraudulento e ineficaz que no sirve para hacer frente a los problemas del país pero que, al contrario, se le da de cojones chupar la sangre al ciudadano. La poca que le queda. Para eso es para lo único que sirve.

    Salud y gracias por tu aportación

    ResponderEliminar
  3. La única salida que tiene la economía española es NO PAGAR.Y esa misma política de NO PAGAR debieran asumirla todo los paises de la UE.Por sobre todo NO PAGAR AL FMI,que en buena medida es el causante de esta situación.Cuando los intereses eran casi 0%,estimulaban a endeudarse.La trampa estaba aquí: en una DEUDA DESCOMUNAL IMPAGABLE.Todo esto fue hecho adrede.Fue diseñado en la misma Universidad de Harvard.Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Interesante comentario, Anónimo. Tiene mucho sentido y en parte me baso en esa sospecha cuando digo que la reafirmación patriótica es en estos momento un acto de rebeldía y revolucionario. Porque hay que reivindicar la soberanía de los estados frente a esa "bestia" que quiere devorar todo a través del endeudamiento de los estados.
    Es una maniobra para esclavizar a los pueblos y los que han colaborado o colaboran en ella deben responder ante los pueblos que, en ningún caso deben ser responsables de la deuda contraída por esos estafadores colaboracionistas.
    Salud, Anónimo. Revolución y República.

    ResponderEliminar
  5. El autor de este articulo no tiene nada que hacer y creo que nunca en su vida ha trabajado. Si en España hay 10 millones de inversores es por que han trabajado para tener con que invertir en lugar de vivir quejandose como lo hacen muchos vagos. Soy republicano. Los bancos prestan a personas el dinero que tienen depositados otras personas, lo lamentable es que se lo prestaron alegramente a gente que hoy no pagan porque se dieron una VIDA DE NUEVOS RIQUILLOS (coches, vacaciones en lugares exoticos, cruzeros y pisos que no podian pagar). Si el gobierno inyecta dinero en los bancos es para salvar el dinero de las persona que AHORRARON en lugar de mal gastar. Si un gobierno no salva un banco lleva a la ruina a los AHORRISTA y no a los banqueros. Entonces nadie AHORRARIA y nadie podrá volver a pedir CREDITO cuando de verdad lo necesite. Los MALA PAGA y VAGOS son los culpables de la crisis, antes de pedir prestado para darse algunos lujos tenian que haber pensado que nadie está atornillado a un trabajo es decir ningun trabajo es fijo y seguro. Fuera de España pensaban que todos los Españoles eran adinerados, en España nadie queria ser menos que el vecino. Si mi vecino lo compra, yo tambien puedo, si mi vecino viaja, yo no soy menos, eso sí con un credito del banco y con el dinero de los ahorristas.Si en el 2006 les hubieran ofrecido La Puerta del Sol a crédito, seguro que la hubieran comprado y hoy en lugar de la Policía, un banco les estarían desahuciando y desalojando por impago.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este blog se publican todos los comentarios excepto los que contengan opiniones sobre usuarios o autores o infrinjan la ley. No obstante, que me llames vago sin conocerme, habla más de ti que de mí y no me afecta. Así que te publico y te contesto.
      10 millones que tienen dinero porque han trabajado, porque han especulado o porque lo han heredado y no han dado golpe en su vida. Creo que esto es más exacto.
      Los bancos, inflaron el valor de los inmuebles y otros bienes hasta niveles inasumibles para cualquier ciudadano y "prestaron alegremente" porque les interesó hacerlo.
      Lo que es inadmisible es que pretendamos culpar al ciudadano de endeudarse cuando ¡todo! desde la publicidad mediática hasta los mismos bancos, le incitaban en todo momento a hacerlo.
      Y querer culpar a los ciudadanos estafados por los bancos de la crisis ya es que es el colmo.
      En cualquier caso, mi opinión es que la crisis llega por agotamiento del sistema capitalista de inversión especulativa y por un ansia de expansión descontrolada. Pero lo que pasa es que el problema de ahora ya ha superado esa fase y estamos en la de el endeudamiento del estado, del acoso especulativo a los estados y el parón en seco del aparato productivo y el consiguiente descenso en los ingresos del estado. Ahí está el problema.
      No me parece lícito que un autor escriba un libro y pretenda vivir toda su vida de los derechos que le genere o que un señor no haga nada productivo y se limite a gastar lo que le ganan otros desde el sofá de su salón.
      Porque ante todo tenemos la obligación de contribuir al desarrollo de la sociedad en la que vivimos y el derecho a recibir de ella en la medida que entregamos.
      La idea capitalista de unos señores que se limitan a poner el dinero para que otros trabajen con él y ganen para ambos, no me parece aceptable desde un punto de vista social ni moralmente aceptable.
      Es más, por una cuestión de valor real de las materias y conceptos y por la propia evolución intelectual del conjunto de la especie, creo que es una forma que ha llegado a su fin.Se impone la necesidad de un hombre nuevo que se entrega a la sociedad y no el vago consumista que se limita a devorar percebes en el restaurante o en su comedor con el dinero que le ganan otros.
      Salud y república.

      Eliminar
    2. Tomas, entiende que para muchos la especulacion, la estafa, explotar inmigrantes sin papeles y traficar con cosas prohibidas es un trabajo. Los delincuentes a sus "tareas" lo llaman trabajar, por eso digo que a ver a lo que se refiere con "trabajando"

      Eliminar
  6. Señores, todos tenemos la culpa y todos tenemos que pagar por ella o llamamos al verdugo de turno para imponer justica:

    1.al que no pague la deuda en la que se ha metido.

    2.al que liberó el suelo hace una decada.

    3.al quinqui de barrio comercialucho y al api o gype que ganaron mas dinero de lo habitual facilmente por enseñar pisos y venderlos.

    4.al tasador por inflar el precio de la vivienda para que el banco concediera el 120% del credito + 1 o 2 tasaciones mas de compra venta.

    5.al banco por tener el chanchullo con el tasador esperando las sobretasaciones para forrarse con los interesas de las miles de hipotecas.

    6.a los gobiernos de turno por no poner leyes anti-especulativas que sobreendeudaran a la población.

    ...........

    dividamos la deuda entre estos 6 ejemplos y todos los relacionados entre muchos mas ejemplos 7. 8. 9.....y que todos paguen el pato en un fondo global.

    y si hay responsables de los mandos intermedios que la paguen ellos.

    grandes inmobiliarias, usuario que pide la hipoteca, gobiernos y entidades financieras o sea 4 grandes grupos.

    200.000€ de hipoteca entre 4: 50.000€ que es el valor real y medio de las viviendas de 3 habitaciones


    FONDO COMUN YA PARA PERDONAR EL 75% de la deuda ya que 25%=50.000€ es responsabilidad del comprador de la vivienda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que pasa, amigo, es que con eso solucionaríamos el tema de los activos tóxicos de los bancos, que solo es una parte del problema. Ahora, lo que nos arrastra al fondo es el endeudamiento del país, deuda contraída entre los años 2005 a 2011 y la falta de perspectivas de crecimiento económico que provoca la perdida de confianza internacional y el ataque de especuladores y agencias de rating a nuestro país. Estamos en una espiral descendente de la que será complicado salir si no recuperamos la plena soberanía de España en todos los sentidos.
      Bienvenido y gracias por tu comentario.

      Eliminar
  7. Es curioso que nadie haga referencia al motivo por el que ya no es posible crecer: el agotamiento del petróleo.

    La producción neta de petróleo no crece, decrece. Pese a que su precio está en máximos hace años.

    Cualquier discurso que pase por alto este hecho es a mi juicio incompleto.

    Mi sensación es que cómo este hecho no encaja bien en ideologías, y además asusta, se evita. Se entra en negación.

    Hemos pasado el CENIT DEL PETRÓLEO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no lo creo, Anónimo,de hecho cada día se descubren nuevos yacimientos y hay muchas reservas en el mundo sin explotar en Alaska, Siberia y otras partes del globo. Pero, puede que tengas razón porque esto es solo mi opinión.
      Gracias por visitarnos.

      Eliminar