lunes, 16 de julio de 2012

19J, Superando las divisiones de clase


¿Soy comunista? No… Sí… Las margaritas se ponen de moda cuando llegan las calores. Posiblemente sea más comunista que muchos que lo proclaman abiertamente y menos que otros que sin saberlo lo son. Pero creo que la clasificación ideológica pasa a ser un factor secundario ante la avalancha de acontecimientos que se nos vienen encima como la ola del tsunami japonés y que dejará tantas víctimas como aquella, pero en otro sentido y de una forma, tal vez, más lenta y menos dolorosa. Pero, muy posiblemente, lo que está sucediendo en España tenga unas consecuencias mucho más catastróficas que el terremoto y el posterior tsunami de Japón.
Existe algo que se llama consciencia de clase y que el estado capitalista burgués ha ido borrando de las mentes de la ciudadanía española desde que el fascismo franquista se propusiera y casi consiguiera asesinar a todos los dirigentes con dos pares que tenía la clase obrera española. Los que no asesinó no fue porque no quisiera, sino porque se fueron al exterior a seguir combatiendo y luego venciendo al monstruo que antes habían combatido en España y que no pudieron vencer por la traición de las burguesías occidentales que temían que España se convirtiera en otro estado obrero y socialista al estilo de la Unión Soviética.
Aquellos héroes que se fueron de España y colaboraron con su valor y su lucha a la derrota del fascismo internacional pensaron en algún momento que una vez vencido el monstruo alemán, los aliados les ayudarían a matar el monstruo español pero, lejos de hacerlo, se hicieron sus amigos y ahora nos encontramos con que los descendientes del monstruo exterminador y asesino, que mató a todos los líderes de la clase trabajadora y la consciencia de clase en España, se encuentran gobernando el país en estos precisos momentos.
Pero la consciencia de clase y el espíritu obrero se echa mucho en falta en esta país y es necesario recobrarlo cuanto antes, de la misma forma que es conveniente que nuevos líderes obreros tomen las riendas del movimiento y formen un partido obrero de vanguardia de lucha contra la atrocidad capitalista que está triturando al pueblo español en estos momentos.
Porque todos somos obreros, desde el obrero cualificado científico al que le han recortado el presupuesto o el ingeniero que diseña interfaces hasta el albañil que echa arena en la hormigonera con una pala o el médico que realiza trasplantes en un quirófano. Cada uno con su diferente peso específico en la sociedad y su nivel intelectual, pero obreros.
Desde que empezara todo esto, hace ya unos años, llevo insistiendo en la necesidad de coordinar los movimientos de presión y protestas contra el poder que, ¡no lo olviden y que no les engañen! Disfrazado de liberal o socialdemócrata, es siempre el mismo (el rey es el único peón que no cambia). Pero lejos de atender a esta llamada, veo como cada sector o gremio se crispa de los nervios y sale a protestar a la calle cuando el hacha del capital se posa justo sobre su cabeza. Que tocan a los maestros de Cádiz; los maestros de Cádiz a protestar. Que son los enfermeros de Badalona… Los enfermeros de Badalona a la calle. Cuando toca a los mineros… Los mineros a Madrid. Al día siguiente los funcionarios y al otro los universitarios… Estoy seguro que Rajoy en su sillón se está partiendo el culo de ver como los españoles salen a la calle cada vez que a él le da la gana de apretar el botoncito. Que quiero que salgan los policías; recorto a los policías, que quiero que salgan los médicos; el botón de los médico… ¡Se están riendo de nosotros y ni siquiera nos damos cuenta! Porque lo que hay que hacer para borrarle esa sonrisa insolente y babosa de la cara es una acción conjunta de protesta de toda la clase obrera española.
¡Hay que recuperar el espíritu de clase y ser conscientes de que van a por nosotros como hicieron en el 36! Porque la forma es distinta pero el objetivo es idéntico y no es otro que hacer más esclava y explotada a la clase obrera para que la oligarquía financiera y capitalista conserve sus beneficios y su posición. Se trata de meter más si cabe a las clases más bajas en la pobreza y la miseria para poder de esa forma conservar sus privilegios y el resto son patrañas.
Ya sabemos que los actuales líderes sindicales se han vendido al sistema por cuatro monedas de cobre, subvenciones o como se le quiera llamar. Sabemos también que si convocan el 19J es acuciados por las circunstancias porque la necesidad de conservación del nivel de opulencia que han alcanzado a lo que les impulsa es a no hacer nada o a imitar a Rubalcaba y darle a Rajoy unas collejitas cariñosas al tiempo que le dirían: “Ayyyy, Señor Rajoy, no sea maloooo, pero cuente con nosotros que nuestro cazo siempre está preparado”.
Pero, tímidamente a regañadientes y obligados por las circunstancias, el caso es que han convocado el 19J y nosotros debemos aprovecharlo para dar un golpe sobre la mesa ese día que apabulle y sorprenda al Gobierno, al PSOE y a los propios sindicatos conniventes. Obligando al gobierno a la rectificación y a los sindicatos y esos partidos que se dicen progres y de izquierda a la sombra del capital, a  adoptar una forma más activa en la defensa de los intereses de la clase trabajadora.
En anteriores movilizaciones convocadas por los sindicatos, conseguimos con nuestra asistencia masiva sorprender a los propios sindicatos, en esta ocasión debemos conseguir no solo sorprenderles, sino intimidarlos.
También tenemos que aprovechar ese día de movilizaciones masivas para recuperar eso que perdimos y que tanto miedo les da que recuperemos: La unidad para la acción y la lucha y el espíritu y consciencia o conciencia de clase.
Somos la clase obrera; cineastas, gentes de la cultura y del trabajo defendiendo el estado social reflejado en la Constitución y vamos todos a una. Si tocan los intereses de uno, tocan los de todos y lo defendemos todos.
Si conseguimos supera las divisiones intergremiales y defendernos actuando unidos, ningún gobierno lacayo del capital podrá vencernos porque, sencillamente, seremos invencibles.
¡Por eso: Unida en la lucha y a por ellos!


Tal vez IU no sea el partido de clase que muchos quisiéramos, pero a diferencia de Grecia y otros países en los que hay un fuerte partido obrero que defiende los intereses de su clase, en España, IU es lo único que tenemos de momento. Aparte de esto, la idea de ir  protestar ante el Consejo de Ministros de cada viernes es buena y vale la pena secundarla. Por eso creo que debemos ir a hacer ruido para que al menos sepan contra quienes toman sus medidas crueles e inhumanas. Que sepan que estamos allí.

2 comentarios:

  1. Todos estos años de pseudodemocracia han servido para desmovilizar a la "clase obrera" y que la gente no se reconozca bajo ese nombre. Y como bien dices, la clase obrera somos todos los que tenemos que ganarnos un salario sea, como médico, emprendedor o podando setos. Estamos en un momento crucial de la história porque vienen a por nosotros y la crisis no es algo que haya ocurrido bajo unas circunstancias determinadas, sino que ha sido cuidadosamente organizado por las élites capitalistas y financieras. Como ya hicieran en sudamérica y otros lugares.

    ResponderEliminar
  2. Como tienen miedo de que la indignación termine explotandoles en la cara tratan de prohibir las manifestaciones , las concentraciones y las protestas con cualquier argucia. Ahora intimidan a los funcionarios mediante una circular amenazandonos con sanciones. Tratan de controlar todos los medios , , la única televisión que les quedaba por controlar ya la han tomado y han empezado a echar a los periodistas que les son molestos.
    Pero lo llevan claro, les espera un otoño muyyyyyyyyy caliente. Que se preparen.

    ResponderEliminar