domingo, 18 de noviembre de 2012

Gaza, el terrorismo según Israel



El terrorista internacional, Benjamín Netanyahu, que solo se libra de rendir cuentas ante la justicia gracias a una legalidad internacional manipulada y monopolizada y que  ha participado en operaciones terroristas contra  poblaciones civiles dejando miles de muertos, entre ellos ancianos, mujeres y niños, dice desde su actual cargo de presidente del país que se formó gracias a tácticas y actos terroristas de todo tipo, que ha asestado golpes de “cirugía” a los focos “terroristas de Hamás”.

Pero, Hamás, no es una organización terrorista, sino de autodefensa de su pueblo y se da la casualidad de que en sus orígenes fue financiada  creada por los servicios secretos del estado terrorista hebreo que hoy trata de exterminarla para fragmentar la OLP. Por lo que  podremos decir que cuando se entra en este juego de infamias en el que los poderes occidentales se han instalado, la paradoja y el doble juego de la perfidia se cierran en un círculo sin fin. Una especie de ocho reversible en el que es muy difícil saber el juego real que hace cada uno y que durante esos recorridos de ida y vuelta, la sangre de los inocentes masacrados se acumula en el mar de la ignominia.
Los poderes mundiales juegan su juego de terror macabro y sanguinolento mientras los pueblos sufren y ellos dicen perseguir y combatir lo que ellos mismos crearon: demasiado grande para ser entendido por una mente convencional y demasiado doloroso para ser aceptado por el corazón de una sola madre, pero que provoca el grito desgarrado de todas las madres; de la Madre Universal, que encierra el dolor provocado por todas las vilezas condensadas en crisoles de poder.
Lo cierto es que una vida se apaga en una fracción de segundo y, donde hubo amor y sonrisas ya no queda más que un pedazo de carbón y carne calcinada. Esto es preferible a sentir la mordedura del fósforo y el uranio empobrecido en tu cuerpo durante los años de tortura y dolor en los que el terrorismo puede convertir una vida.
También los poderes mundiales en sus enfrentamientos, utilizan el terrorismo y se sirven de él, lo fomentan y financian a través de sus servicios de espionaje e inteligencia. Estados Unidos, Israel y las potencias occidentales formaron, entrenaron y financiaron a los grupos salafistas para crear una oposición al panarabismoy al comunismo. Cuando les ha convenido lo han utilizado contra sus propias poblaciones y las de países aliados y, ahora, lo están utilizando en Siria para derrocar un régimen (no entro a valorar si bueno o malo) que no se doblega ante sus demandas, de la misma forma que se ha utilizado en otras partes del mundo para debilitar regímenes o crear estados de opinión de los pueblos en uno u otro sentido.
Un estado terrorista como Israel, que se formó a base de actos terroristas contra ingleses y palestinos, cuando se ha convertido en estado, obviamente no ha renunciado al terrorismo y lo ha seguido practicando, pero ya reconvertido en el paradigma de lo que llamamos terrorismo de estado, que tiene muchas variables y que una de ellas la podemos ver claramente en la política de acoso y exterminio lento y progresivo que el Estado Hebreo lleva a cabo, sin prisa pero sin pausa, contra la poblaciónpalestina. Porque, que nadie se engañe, Israel no quiere un estado palestino independiente ni autónomo, sino a los palestinos exterminados y apropiarse de las pocas tierras que les quedan o que todavía no les han robado por la fuerza de las armas.
Israel sabe que la base de violencia e iniquidad sobre la que ha montado su estado no les permitirá tener paz durante el resto de su existencia y por eso, desde sus inicios como estado genocida y terrorista, se ha dedicado a prepararse para la guerra de una forma monstruosamente desproporcionada con el tamaño de su estado y su número de habitantes, al tiempo que ha dejado muy claro que no dudará en usar su poderoso arsenal para eliminar sirdiéndose de cualquier modo, incluido el uso de la fuerza nuclear, a quienes ellos entiendan o vean como una amenaza para su estado.
La psicosis paranoica de Israel es tal que, en la actualidad, podemos asegurar que representa la mayor amenaza a la paz y la estabilidad mundial existente en el planeta y dicha psicosis es la que hizo que el pasado 14 de noviembre, sin provocación alguna (no está nada claro el ataque miliciano al que supuestamente respondierosn) ni aviso previo, la fuerza aérea israelí llevara a cabo una acción en la que eliminó a varios jefes de la seguridad nacional de Hamás. No amenazaban su territorio ni habían llevado a cabo acto alguno de violencia contra el Estado Hebreo, pero el Gobierno Israelí entendió que eran una amenaza y, copiando a su hermano mayor y cómplice del otro lado del Atlántico, los Estados Unidos de América, decidió que había que eliminarlos y los eliminó. Sin más. Los todopoderosos judíos, el pueblo elegido por un dios tan demente como ellos, deciden sobre la vida y la muerte de la misma forma que los otros “dioses” de la ignominia que son los norteamericanos.
Como era de esperar, los palestinos enfurecieron por este acto y se dedicaron a lanzar esos cohete de fabricación artesanal y rústica, que casi nunca explotan y que si matan a alguien es porque éste tiene la desgracia de que el cohete le cae directamente en la cabeza, contra territorio israelí, lo que sirve de pretexto al estado terrorista israelí para lanzar una operación militar de gran envergadura, destinada a eliminar todos los elementos hostiles que ellos interpretan que hay dentro de ese campo de concentración en el que han convertido a la Franja de Gaza.
Además de ser un arma rústica y de nula efectividad y un pretexto para desatar la furia y el terror sionista, los cohetes que tanto asustan a los “pacíficos” colonos israelís, que tienen sus granjas en las tierras que su estado terrorista patrocinador robó en su día a los palestinos y que ellos disfrutan tan ricamente, solo sirven como instrumento de suicidio para quienes los lanzan, ya que los terroristas sionistas poseen la tecnología suficiente para saber en  todo momento el punto exacto desde el que sale el cohete y para devolverles el “recado” de vuelta en forma de un misil que si explota y que tiene la potencia suficiente para destruir el lugar desde el que se disparan los cohetes y las manzanas colindantes.
Ahora la caja de los truenos ha sido destapada y nos espera una semana o quizás un mes, días en los que veremos como la barbarie y la ira de un estado terrorista y demencial  se ceba con la población palestina de Gaza y la diezma en busca de esas amenazas que sus propias mentes paranoicas han ido forjando a lo largo de décadas. Matarán las moscas a cañonazos y tras las bombardeos con los que volverán a destruir las estructuras con las que los habitantes de Gaza intentaron reconstruir su sociedad, vendrá la invasión terrestre para la que han movilizado a 75.000 reservistas y cribaran de forma violenta y vejatoria la población de Gaza en busca de terroristas.
Pero, ¿Qué hacen buscando terroristas en Gaza? Que busquen en sus propias casas, en sus ciudades y en su gobierno que es donde están los verdaderos terroristas. Si quieren buscar algo en Gaza, que busquen la ignominia y el dolor que ellos han causado y como mucho, que busquen a los que intentan crear una seguridad para su pueblo y una defensa eficaz, esta vez sí: contra la verdadera amenaza terrorista. Que el sionismo resuelva de una vez su paradoja y deje de matar inocentes y reconozca que los únicos que patrocinan y practican el terrorismo son ellos, así como la principal amenaza para el progreso, la paz y la estabilidad del mundo.
Porque esto, la gran verdad universal que ellos tratan de ocultar con su red mediática extendida por todo el globo y su inmenso poder político, económico y financiero, cada día es más evidente y palpable para más seres humanos de todo el mundo, y pronto la venda caerá del todo y de todos los habitantes del planeta y el engaño mantenido durante milenos por el “pueblo elegido” por su dios imaginario y demente en la misma medida que las mentes por las que fue creado, será desvelado.
“Conoced la verdad y la verdad os hará libres”, dijo aquel pacifista judío, amigo de pescadores al que los propios judíos hicieron que los romanos mataran en la cruz. Este pescador que no es judío os dice: La verdad es que unos terroristas secuestradores han secuestrado al mundo y a los pueblos de la tierra para su lucro personal. Pero también es verdad que, tarde o temprano los secuestrados serán liberados y los secuestradores pagarán por la vileza de sus actos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada