domingo, 24 de marzo de 2013

El Papa Francisco, la burla y el sacrilegio.


Alrededor de doscientos cincuenta mil “fieles” (yo los llamo abducidos) se han congregado en el Vaticano en el recorrido de la procesión y para oír la primera misa del Domingo de Ramos oficiada por el Papa Francisco. Creyentes de todas las partes del mundo se han congregado en los aledaños de la Basílica para escuchar el sermón del recién nombrado papa, en el día que da entrada a una semana en la que las multitudes harán intransitables innumerables ciudades exhibiendo muñecos en procesión, transportados y escoltados por unos “penitentes” disfrazados y encapuchados,
que con sus caras de funeral, sus velas, así como sus músicas y cánticos de entierro y sus ruidosos tambores, nos atormentarán durante varios días para ensalzar algo que ni ellos mismos sabrían definir con exactitud. Imagino que las multitudes que se congregaban entorno a las aras de sacrificios de las pirámides incas y aztecas para competir por la cabeza del desgraciado humano sacrificado, para exhibirla en la puerta de sus viviendas como exponente de estatus social y buena suerte, experimentaban un sentimiento similar al de los penitentes que nos harán huir de nuestras ciudades en los próximos días en busca de lugares con algo más de paz y silencio.
El Papa Bergoño, en su homilía del Domingo de Ramos, entre mensajes cifrados y subliminales de odio hacia unos por esto y a otros por aquello, nos ha pedido que no estemos tristes porque los cristianos no pueden ser personas tristes. Hombre, estoy de acuerdo en eso de que los cristianos no deben estar tristes, sino avergonzados por seguir a personajes tan decrépitos y perversos.
Según el nuevo sumo sacerdote de la Iglesia Tenebrosa, todo cristiano tiene que sentir la “la alegría de haber encontrado a Jesús y, con él, nunca nadie estará solo”... ¿Se refiere al rabino Judío que mataron los romanos tras un intento de rebelión para derrocar Herodes y proclamarse rey de Israel? Pues, si se refiere a éste, lo único que puedo decir es que hace mucho que no se encuentra con nadie porque lleva muerto 19 siglos.
De todas formas, las prédicas de estos sacerdotes del lujo, las riquezas y el autoritarismo están tan alejadas de la filosofía del rabino fariseo descendiente de David como lo están de la verdad. Así que, tal vez sean los menos indicados para citar al tal Jesús convertido en Cristo Redentor por la fantasía humana y la necesidad de construir una institución religiosa que aglutinara las masas en el desánimo.
En un intento de parar el descenso de fieles, esta iglesia cristiana, se quiere convertir en la guardiana de la moralidad humana y de las buenas costumbres, y para ello asume las posiciones más radicalmente conservadoras y reaccionaras con una connotación de lagrimita de cocodrilo por los pobres. Pero la causa de la pérdida de fieles de la Iglesia no está en el matrimonio gay ni en el aborto ni en la “degradación moral” que tanto mencionan, sino en el hecho incontestable de que el cristianismo está montado sobre la vida de un personaje histórico que no fue quien ellos dicen que era y que, por supuesto, ni era hijo de dios alguno, ni resucitó ni subió al cielo tras su muerte y, esto, cada vez es percibido así por más gente y, por tanto, es mayor el numero de personas que ven clara la falsedad de dicha religión. En la medida en que la gente es cándida, ignorante e ilusa, se tragan más las patrañas de estos u otros predicadores baratos, y en la medida en que la capacidad de análisis y la consciencia humana evoluciona y avanza, queda menos sitio para cuentos chinos o semitas. Ese es el motivo real por el que a misa solo van cuatro abuelitas temerosas y los que las acompañan, que la mayoría van por no contrariarlas y no por fe.
Porque es muy desagradable pasarse una hora en un sitio que huele a catacumbas, viendo y escuchando a un ser desequilibrado y lleno de odio, que te manda sentarte y ponerte de pie constantemente y hasta ponerte de rodillas, para soltarte un discurso del paleolítico sin base o fundamento alguno y que al día siguiente te encuentres a ese mismo elemento a la entrada de un puticlub, oliendo a alcohol que tira para atrás y fumándose un habano que no se lo sfuma Rajoy, mientras hace eses de una acera a la otra. ¿Que de qué hablo? Pues tengo varios ejemplos en la colección, uno, se llamaba Ramiro y fue expulsado. Pero, hay más. Y siguen diciendo misa.
Por cierto que al tal Ramiro, la cosa le venía de casta o por vía genética, por ser hijo de madre soltera y un obispo, que no le reconoció, pero que si le pagó la mejor educación y el seminario... ¡Pero, qué dicen estos! ¿Es ese el motivo por el que están tan en contra del aborto? ¿Para salvar la vida de los fetos engendrados por curas y obispos, aunque sea a costa de condenar a sus madres de por vida? Siento decir que la simple idea de que estos elementos se erijan en guardianes de la moralidad humana me crispa, después de todo lo que uno a visto.
El Papa nos ha dicho también en esa misa que  "el sudario no tiene bolsillos". Pero son los musulmanes los que se entierran con sudario, a los cristianos nos entierran con mortaja que si suele tenerlos. En fin, si de lo que se habla es de "rascarse el bolsillo" para ayudar a los necesitados, mejor sería predicar con el ejemplo y vender alguna de las inversiones inmobiliarias y bonos de deuda que tiene la Iglesia para ayudar a las familias que han sido desahuciadas en España. Para empezar, no estaría de más y hasta puede que ese discursito de la generosidad y la caridad, nos lo creyéramos un poco más.
Pero, al margen de mis experiencias y crispaciones, la realidad es que la religión cristiana parte de un montaje y de unas tergiversaciones de la vida de un clérigo de la religión más autoritaria e integrista que ha existido sobre la tierra que a su vez se basa en una serie de normas e invenciones de su profeta, destinadas a mantener a su pueblo (los esclavos liberados de Egipto) unidos en la travesía del desierto. Luego, hablamos de una falsedad y un engaño construido partiendo de un método igualmente falso.
Esto es algo completamente al margen de la existencia de dios, que ya he dicho que no niego la posibilidad de que exista. Esto simplemente dice que, si existe, estos, judíos y cristianos (algún día puede que hablemos de la otra gran religión semita), no se acercan ni a su atisbo.
Alguno me ha dicho que cometo sacrilegio al burlarme constantemente de lo sagrado... ¡Sagrado! ¿Dónde está? Sagradas son las hormigas y abejas que se esfuerzan preparando la colmena u hormiguero y el alimento de su especie. Yo las respeto y ni las piso ni la las molesto. Con zánganos y avispones, la cosa cambia un poco. Pero solo un poco, de momento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada