miércoles, 5 de marzo de 2014

Los chicos de la banda y la tragedia de la inmigración



¿Querría una banda de ladrones, en el supuesto de que tuviera que viajar a otro lugar a adquirir ciertos suministros, comprar estos a unos comerciantes honrados y pagarlos a su justo precio o preferirá, por contra, tratar con  unos personajes similares a ellos, que robaran las mercancías y se las proporcionaran al mejor precio? 


Lo que una banda de ladrones desearía es conseguir las mercancías para realizar sus actividades gratis o robarlas, pero esto no siempre es posible y, de tener que pagar, optarían siempre por pagar lo menos posible.
Durante siglos, los piratas y ladrones de las potencias occidentales. Es decir: España, Francia, Inglaterra, Bélgica, Holanda, Alemania... Etc., Etc., fueron por el mundo robando todo lo que necesitaban ,en los cinco continentes, sin pagar más costo que el necesario para el transporte y los salarios de los transportadores; intimidando a los pueblos autóctonos con la fuerza brutal de sus ejércitos y armadas o exterminándolos directamente como hacían los piratas nórdicos, (esos tan civilizados) franceses, holandeses o ingleses. En esto los españoles y portugueses fueron más benevolentes y tan solo les esclavizaron y les condenaron a siglos de ignorancia con el contagio de esa enfermedad febrífuga que llaman cristianismo.
Franceses e ingleses también fueron muy magnánimos con las tribus africanas, dependiendo su bondad y su capacidad de perdonar la vida con lo necesitados que estuvieran de mano de obra en sus colonias y de la demanda y el precio de los diferentes mercados de esclavos.

Al igual que los campos de Europa, durante siglos el mundo fue de la absoluta propiedad de las potencias europeas y Japón, y se limitaban a explotarlo como fincas o cotos privados, repartiéndose entre ellas los continentes, de una forma más o menos ventajosa, dependiendo del poderío militar de cada potencia.
Esto empezó a cambiar en el Siglo XIX con la emancipación del Continente Americano y en el XX con las revoluciones socialistas y la independencia de la práctica totalidad de las colonias de las potencias occidentales, alentada algunas desde los Estados Unidos y México, pero sobre todo, gracias al apoyo del tantas veces maldecido "bloque comunista".
Durante varias décadas del Siglo XX las potencias occidentales y las de América del Norte ya no pueden llegar a cualquier país a tomar todo lo que se les antoje y se ven forzados a negociar con los diferentes gobiernos locales para obtener las materias primas que necesitan, pagando por ellas el precio exigido.
En la última década del Siglo XX cae el Bloque Soviético y el bloque capitalista, esta vez con los Estados Unidos a la cabeza se ve de nuevo liderando al mundo en solitario, de la misma forma en que lo hacía siglos atrás.
El objetivo es volver al sistema que tan buenos resultados les dio a lo largo de la Historia. Es decir, andar por el mundo como si de su finca privada se tratara y tomando lo que les venga en gana y, así lo han hecho, aunque con cierto disimulo en algunos casos:
¿Que se necesitan los minerales raros que hay en Afganistán o el Petróleo de este o aquel país? Se busca un pretexto, se les invade y se pone en el gobierno a una serie de gobernantes tan ladrones y sinvergüenzas como nosotros y a saquear que el tiempo es breve.
Si no queremos invadir, armamos a un asesino ladrón como Kagame hasta los dientes y él se ocupa de "quitar" cualquier obstáculo y proporcionarnos el mineral o el crudo que necesitamos.
En África se ha optado por este sistema y occidentales y chinos están saqueando el continente valiéndose de reyezuelos y señores de la guerra a los que les importa muy poco masacrar a sus pueblos o que se mueran de hambre y enfermedades con tal de vivir como reyes en palacios de oro, rodeados por la miseria y la sangre de sus pueblos.
Esto es lo que ocurre y podríamos decir mucho más. Pero, ¿Para qué? ¡Si los causantes de este genocidio permanente somos nosotros! ¿Cómo podemos pedir tan hipócritamente a nuestros gobernantes comercio justo y acabar con el hambre y la pobreza si los que ponemos a los bandidos y ladrones en el poder somos nosotros ¡...!?
Si ponemos al frente de las instituciones a verdaderas bandas de piratas y bandidos, no solo no tenemos derecho a quejarnos, sino que no podemos extrañarnos de que en sus zonas de influencia internacional pongan a individuos de su calaña para saquear a esos pueblos.
Lo que pasa es que en el mundo todo está cada vez más inter-relacionado y lo que hagamos nosotros aquí repercute allí y lo hace de la forma que acabamos de describir en lo referente a las bandas de ladrones y sus "delegados" en los países en vías de desarrollo. Pero lo que estos hacen allí también repercute aquí con éxodos y salidas masivas de inmigrantes y refugiados que, aunque no llegamos a enterarnos, la mayoría mueren de distinta forma en su recorrido hacia ninguna parte, pero algunos llegan a Lampedusa o a las vallas de Melilla o Ceuta y es entonces cuando buscamos mil formas y pretextos para no querer ver la realidad o animamos a las fuerzas de vigilancia para que los ahoguen en el mar de una u otra forma, para seguir con la cabeza bajo el ala.
Pero la realidad de la inmigración y de las muertes de Ceuta o cualquier otro lugar del Mediterráneo es en origen culpa directa nuestra, por haber dejado en manos de verdaderas bandas de ladrones y piratas mercantiles los destinos de nuestro tan querido y "civilizado mundo desarrollado y "democrático".

También publicado por Joshua Andrew De marías aquí

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada