viernes, 28 de noviembre de 2014

El enema usado de la marca Podemos precocinado en Wall Street



Recuerdo el día de la presentación de Podemos. Y recuerdo como algo en mi interior me dijo: "Ya están aquí; son estos". Por desgracia, el tiempo va dando más y más la razón, a esa vocecita interna, cada día.
Fue el dia en que Pablo Iglesias, nuevo mesías de la religión diseñada en los sótanos del centro financiero mundial, le echó aquel famoso órdago a IU dejando claro quienes eran sus verdaderos enemigos: Como todo buen peón de los poderes financieros imperiales, trotskista o no, dejo muy claro desde el primer momento que el principal enemigo es todo aquello que huela a comunismo.

El órdago a Izquierda Unida dejaba claro que lo que estorbaba a los objetivos de este enema usado cocinado en Walll Street era la coalición en la que está el histórico PCE. Pero, la verdad es que, a juzgar por la nula reacción, estos ni se dieron por enterados o debieron pensar que la cosa no iba con ellos. Mucho me equivoco, o este error lo pagarán con la extinción. 
Porque ahora en Izquierda Unida se produce una curiosa situación, que es que todo el lumpen que han ido recogiendo y se les ha ido pegando durante estos decenios de naufragio permanente, producido por la dimisión de Anguita y su deriva eurocomunista y "democrática", ahora quiere fusionarse con Podemos o largarse sin más a la nueva formación, en la que ven mas posibilidades de atrapar la mamandurria que están buscando desde hace tiempo.
Por otro lado, están los partidarios de aguantar el chaparrón, como ya hicieron en los tiempos de "gloria" del PSOE y seguir adelante como formación de izquierdas, pase lo que pase en Podemos. Creo que estos son los que aciertan, y aciertan más si dejan que ese lumpen flautista se vaya a Podemos a buscar el oro de Wall Street, como ya han hecho los profesores Navarro y Torres. Roma siempre paga bien a los traidores y más si son "comunistas".
Vuelvo a recordar el día de la presentación de Podemos y cómo un tal Monedero, pesetero. diría yo, además de mentiroso, decía aquello de "no somos ni pretendemos ser un partido político". Además de un enema usado de fabricación yanqui que ni se ha molestado en buscar un nombre original, sino que simplemente ha traducido aquel con el que Obama ganó las presidenciales, son unos verdaderos mentirosos, que pretenden engañarnos como a chinos.
Y es que solo se puede calificar de estafadores mentirosos a quienes les dicen a los comunistas que son comunistas, pero que no llevan hoces y martillos para captar el voto de la gente de centro o de derechas; y a los socialdemócratas que ellos son socialdemócratas pero que dicen lo que dicen para captar el voto de izquierda; y se riza el rizo diciendo a los de derechas que son de derechas pero que se hace lo que se hace para captar el voto de centro, socialdemócrata y de izquierdas... ¿A quien estamos mintiendo con este alegato, a los comunistas, a los de centro o a los de derechas?  Bueno, creo que acabo antes si digo que los mentirosos mienten a todo el mundo por costumbre y acaban traicionando  y estafando hasta a su sombra porel  puro vicio de la estafa y la traición.
Aquel día de la presentación de Podemos, día del órdago y las mentiras, me dije "ya están aquí" porque desde que nació el 15-M sabíamos que cristalizaría en una cosa parecida al grillismo italiano, la Syriza griega o a Podemos actual español, porque ese era el fin de los que diseñaron esta operación de renovación capitalista para el Mediterrráneo Norte; crear una especie de revolución sin revolución y, por supuesto, conducida por ellos.
Todas estas pseudorevoluciones tendrían que estar conducidas por falsas izquierdas (similares al PSOE de 1982) muy democraticas y, por descontado, afines al sistema capitalista: He ahí Podemos.
Sí, los países de la Europa del sur necesitan una verdadera revolución que redistribuya la riqueza y dé derechos y poder a las clases más bajas; una salida por la izquierda que saque de la pobreza y la marginación a los millones de habitantes que vivan en ella. Pero no una revolución para complacer a los grupos de poder que han creado esas diferencias sociales, esa pobreza y esa exclusión social.
Podemos es un enema usado, tan usado que ni se han molestado en buscar un nuevo nombre, como ya he dicho, para la operación capitalista; se han limitado a traducir el de Obama: "Sí Podemos" por el de "Ahora Podemos". El mismo enema traducido y con la pincelada del ahora por el Sí de Obama.
No es que yo tenga nada contra los enemas. Al contrario, pienso que mantener una buena higiene rectal es muy beneficioso para la salud. Pero, ¡Hombre! Si nos querían poner un enema capitalista a los españoles, por lo menos que se hubieran molestado en fabricarlo nuevo. Porque intentar meternos el usado americano con los restos de heces yanquis inluidas, me parece ofensivo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada