lunes, 1 de diciembre de 2014

Hacia la unidad comunista sin pérdida de tiempo.



Los comunistas, deben ser ante todo, comunistas. Es mejor estar veinte convencidos que veinte mil de dudosa procedencia. 
El comunismo es un modelo de estado obrero, un sistema político y económico que, hasta el momento, ha demostrado ser la única alternativa existente y real al capitalismo. 
La experiencia nos ha enseñado de sobra que cuando los comunistas renunciamos al comunismo para juntarnos con otras ideas, el experimento acaba mal para nosotros, pues nuestras ideas se diluyen en un inmenso mar de pretensiones y tendencias que se ahogan en el universo capitalista.
Es hora de que los comunistas se unifiquen en un gran partido comunista y que todas esas tendencias progre-modernistas, se queden en IU o se pasen uno a uno o en bloque a Podemos.
Cómo deberíamos saber, el experimento podemos tiene como objetivo preferente acabar con cualquier atisbo de idea comunista. Este, junto a la reinvención del capitalismo "democrático" y la perpetuación del sistema capitalista de explotación y de clases sociales es el único fin de los que idearon el proyecto y pusieron frente a él a alguien que han formado desde hace años y curtido en el activismo de variados y numerosos movimientos sociales pro-capitalistas.
Intentar salvar IU, con el PCE como eje, es una tarea respetable de los comunistas que aún quedan en esa coalición, pero me temo que inútil. Los oportunistas que se han instalado en la coalición, mas pronto que tarde se pasarán a Podemos o convergerán con ellos, sencillamente porque creen que desde allí accederán más fácilmente al cargo o mamandurria que persiguen. Intentemos con todas nuestras fuerzas salvar IU, pero intentemos aún con mayor empeño, convencer a todos los comunistas de la necesidad de la unidad comunista.
La fragmentación del PCE y la dispersión de los comunistas en diversos grupúsculos es algo que solo debemos al nefasto traidor que fue Santiago Carrillo y que nunca debió suceder.
Hoy más que nunca, la clase trabajadora española necesita un gran partido comunista que se deje de zarandajas y juntelas y se centre en la defensa de los oprimidos y de la clase trabajadora.
Un partido comunista que tenga claro que el socialismo empieza en el estado obrero y que desde el socialismo y solo desde el socialismo, se inicia el camino que conduce a la sociedad comunista.

De aquí venimos, esta es nuestra raíz y nuestra base ideólogica y política.




Legión proletaria, legión campesina, 
en filas compactas marchemos al frente. 
Al hombro el fusil, y con ojo avizor. 
Disponte a batir con enérgico ardor 
al capitalismo, que es nuestro opresor. 

Del paria que sufre prisión o destierro 
está con nosotros su gesto rebelde. 
Sin miedo al terror del fascismo cruel, 
lucharemos unidos en haz contra él 
y al mundo del fraude podremos vencer. 

En filas de acero, llevemos delante 
la roja bandera del Soviet triunfante. 
Nuestro frente rojo no puede ha de volver, 
del duro camino que ha de recorrer, 
siguiendo la línea de la Kominter.

La luz Leninista alumbra el camino
de frente al asalto del capitalismo.
Dos clases están a la lucha final,
palabras de orden: el Soviet mundial.
En pie proletarios, con temple a luchar!

¡Camarada, únete a la lucha de la clase obrera!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada